La experiencia de comer en uno de los peores restaurantes de Asturias: "Para no volver en la vida"

"Es un auténtico desastre", critican varios comensales a través de las redes sociales

Arroz con pollo y verduras

Arroz con pollo y verduras

B. Z. C.

"Vergonzoso", "horrible", "te dan gato por liebre"... Y así hasta, tranquilamente, un centenar de adjetivos calificativos negativo. Eso es lo que se puede encontrar en el perfil de una popular red social de uno de los peores restaurantes de Asturias. En sus valoraciones, los clientes critican las malas formas del personal y la baja calidad de la cocina.

"Estuvimos esperando 1 hora y 40 minutos hasta que nos sirvieron la primera entrada, zamburiñas, muy hechas y secas. Segunda entrada, calamares: duros, bastante duros. Tercera entrada, langostinos al ajillo, muy muy hechos y secos, y algunos sin pelar, con patas y todo. Otros 15 minutos hasta en segundo plato, ventresca de bonito, incomible: seca, seca, seca. La devolvimos. Y lomo alto, totalmente frío. No digo más, creo que está todo dicho, no volveré", carga con dureza uno de los clientes insatisfechos del local, en una reseña en una popular red social.

No es el único. Malos profesionales. Sobre todo el señor que está encargado de la parrilla. Intenta colártela siempre que puede. Ni siquiera te ofrece los menús que tienen. Cuando les preguntas, te los cantan; y hay que hacer malabares para poder acordarte de lo que te dicen. Le preguntamos si no los tienen escritos y dicen que no, que necesitarían una carta enorme para poder escribirlos todos... en fin, que terminas pidiendo un poco de forma aleatoria y sin mucha seguridad", comienza criticando el supuesto comensal, que prosigue: "Pero lo mejor de todo llega a los postres. El camarero se los canta a las mesas de al lado, lo escuchamos perfectamente. Inmediatamente nos toca otra vez el señor de la parrilla. Le preguntamos si los postres son caseros y dice que sí, claro. Nos dice postres totalmente diferentes de los que ha cantado su compañero, le pregunto y me dice que se han acabado todos y que caseros solo les queda tarta de conguitos, tarta de pantera rosa y copa de helado de turrón al Pedro Ximénez....la copa era de foto. Un trozo de turrón en medio de un mar de un agua de Pedro Ximénez". Concluye: "En fin, es un auténtico desastre. Hemos venido porque fue el único sitio en el que encontramos mesa pero una y no más, Santo Tomás. Para tener un negocio de hostelería no sirve cualquiera y discutir entre ellos detrás de la barra es ya el summum".

"Fatal. El servicio, malísimo. Dos camareros para todo el establecimiento. Durante la comida sólo pudimos beber una botella de sidra, no atendían. Pasotismo del jefe, costillas duras... en fin, para no volver en la vida", ataca el autor de otra crítica.

El número de valoraciones negativas del establecimiento es abrumador. Más de la mitad de las valoraciones lo califican como malo o pésimo, lo que, sin duda, lo convierte en uno de los peores estableciminetos de Asturias en las redes sociales de valoración de hoteles y restaurantes.