La inquietud se extiende entre los nadadores de Poniente y San Lorenzo: "Todo lo de valor lo llevo en la boya"

Una de las afectadas cuenta que los ladrones esperaron a que estuviera en el agua para abrirle la bolsa

La rampla de San Lorenzo, ayer, con algunos bañistas al fondo.

La rampla de San Lorenzo, ayer, con algunos bañistas al fondo. / M. L.

Pablo Palomo

Pablo Palomo

Alerta entre los nadadores de Gijón por varios casos de hurtos en la playa de Poniente y en la rampla de San Lorenzo, es decir, en la escalera 2 del paseo del Muro. Así lo han denunciado varios de los que frecuentan a lo largo de todo el año los arenales del concejo para practicar natación de largas distancias. De momento, tienen contabilizado un caso en el que el afectado fue un joven al que le quitaron una mochila esta misma semana. También, hace dos días, en Poniente, sorprendieron a un par de chicos hurgando entre las pertenencias de otros nadadores mientras estos estaban en el agua. "Siempre hubo casos, pero este año parece que más. Esperemos que sea algo aislado", lamentan los afectados.

María Luisa Montero, una de las nadadoras habituales de Gijón, sufrió uno de los casos. Cuenta que ella y otros deportistas se encontraban ya dentro del agua en Poniente cuando se percataron de que un par de jóvenes les estaban abriendo las mochilas que habían dejado en la orilla. Ella misma relata que no echaron nada en falta, primero porque la bolsa de deporte la tenían atada y segundo, y más importante, porque todos los objetos de valor, tales como la cartera o el teléfono móvil, los llevan consigo dentro de la boya que emplean para nadar largas distancias. "Se ve que la ropa y los playeros no les interesaban", explica la mujer.

Ella también indica que está al tanto de otros dos casos. Los dos en la rampla de San Lorenzo, otro de los lugares clásicos entre nadadores y bañistas de Gijón. Montero relata que esta misma semana un joven vio como le quitaban la mochila y también estos mismos días se produjo otro intento de robo que fue frustrado por una persona con un teléfono móvil que grabó al supuesto ladrón. "Otros años ha habido casos, pero no como este que ya llevamos dos. Deben de estar por la zona y esperan a que nos metamos al agua", añadió la nadadora.

Iván Noval, otro de los nadadores habituales de la playa de San Lorenzo y de Poniente, está al tanto de los casos que narra Montero. "Al de la rampla le pillaron ‘in fraganti’ poniendo una camiseta encima de una mochila", cuenta sobre el supuesto caso de intento de hurto que quedó registrado en un vídeo. Noval considera que estos sucesos son, por el momento, "hechos aislados". "En la rampla siempre hay más movimiento que en Poniente y es más complicado. Estas cosas pasan también en el ‘kilometrín’. A nadie le apetece que le roben mientras va a hacer deporte y es verdad que han pasado varios casos en poco tiempo, pero espero que sean hechos aislados", remató sobre el asunto. Noval recuerda, como también lo hizo Montero, que tratar de hurtar a los nadadores carece de sentido puesto que los objetos de valor los llevan en la boya. Por su parte, la Policía Nacional explicó ayer que no le consta, por ahora, ninguna denuncia formal al respecto.