La obra del canal del Molín se reactiva por 1,6 millones tras detectar fugas de agua

Los daños en el cauce, que ya afectan a la salubridad de los estanques de Isabel la Católica, motivan un plan que culminará en verano de 2025

El canal del Molín, ayer, cubierto de algas a su paso por el parque de Isabel la Católica.

El canal del Molín, ayer, cubierto de algas a su paso por el parque de Isabel la Católica. / Ángel González

Las fugas de agua en el canal del Molín, el cauce que comunica el río Piles con los estanques de Isabel la Católica, provocan ya problemas de "salubridad", en palabras del gobierno local, en ambas lagunas. Y, tras una reunión mantenida ayer entre las concejalías de Urbanismo y Medio Ambiente, se ha decidido "reactivar" un proyecto que, aunque su redacción se había encargado ya en 2022, había estado hasta ahora guardado en un cajón: el de la reparación integral del canal, en todos sus tramos, que ahora, además, reagrupará en una las tres fases en las que se había diseñado originalmente. El plan implicará una inversión aproximada de 1,6 millones de euros y se estima que su obra podrá finalizar a lo largo del verano del año que viene, coincidiendo así con la culminación de la renaturalización del Piles. "Es fundamental que las aguas (de los estanques) se renueven y se evite así la proliferación de algas y bacterias nocivas", razonó ayer Rodrigo Pintueles, edil popular de Medio Ambiente.

El canal del Molín luce desde hace semanas visiblemente deteriorado, con tramos de agua estancada y la presencia de algas en superficie en casi todo el recorrido que atraviesa el parque. Siendo este el único cauce que aporta agua de manera continuada a los dos estanques del parque –a través de La Coría, Viesques y El Bibio–, su función como garante de la renovación de agua en las lagunas es fundamental. Y Pintueles explicó ayer que, tras los últimos análisis, se ha probado que "existe una pérdida importante de agua en demasiados puntos" del canal y que, debido a estas fugas, "la necesaria aportación a los estanques no se está produciendo". "Eso se traduce en el aspecto que presentan a día de hoy: llenos de algas y en un mal estado de salubridad menos de un año después de su limpieza integral", lamentó el edil del PP, haciendo referencia al ambicioso plan de adecuación del parque, el primero en más de 40 años, que tuvo como gran actuación el dragado y limpieza de ambas lagunas el año pasado. Solo un año después, que los estanques no están recibiendo la suficiente aportación de agua –la acumulación de algas es evidente en el canal, pero no tanto en las lagunas– se nota ya en pequeños detalles: en estos últimos días las carpas suelen nadar muy pegadas a la superficie, un signo que suele indicar la escasez de oxígeno presente en el agua.

Ahonda Pintueles: "La situación requería, a juicio del equipo de gobierno municipal, una respuesta inmediata: vamos a reactivar el proyecto de adecuación del canal del Molín, que estaba paralizado en el mandato anterior, y, además, vamos a unificar las tres fases en las que estaba prevista la actuación y las ejecutaremos de forma integral".

Esas tres fases, según se recoge en el proyecto –que se revisó ya el año pasado– abarcan todo el tramo del canal, desde el parque –en la zona del parador– y hasta la calle Poeta Ángel González. El primer tramo llega hasta la carretera de Villaviciosa y, el segundo, hasta el entorno del Grupo Covadonga y la calle Orbón. El grueso de la remodelación, según consta en los planos, consiste en labores de limpieza e impermeabilización sumados a los evidentes trabajo de reparación en los entornos en los que constan fugas. Eliminadas las filtraciones, se logrará "maximizar las aguas que alimentan las lagunas" del parque, según se recoge en la justificación del proyecto, facilitando así su oxigenación. Las labores de limpieza, por último, incluirán también la eliminación de especies alóctonas. El canal ya había sido limpiado en ocasiones anteriores, pero esta será su primera reforma integral y dará, por tanto, una solución más definitiva a su deterioro.

La hoja de ruta incluye, también, habilitar una pasarela peatonal en el último tramo, ya cerca de Ángel González, y habilitar sendas peatonales de servicio en los bloques del canal que circulan más próximos a la sede de Las Mestas y del Grupo Covadonga.

Se prevé, ahora, unos dos meses de plazo para la tramitación de la licitación del contrato y un tiempo estimado de ejecución de ocho o nueve meses. Así, la obra culminaría antes del verano del año que viene, coincidiendo, por tanto, con la ambiciosa reforma de renaturalización del río Piles y las obras que también se están ejecutando ya para renovar los colectores de aguas residuales en el entorno del río, a cargo de la Empresa Municipal de Aguas (EMA). "El próximo verano gijoneses y visitantes podremos disfrutar de un río Piles renaturalizado y con aguas limpias, unos estanques del parque en perfecto estado de salubridad y, no hay que olvidarlo, unas aguas de baño en la playa de San Lorenzo de mucha mejor calidad", razonó el concejal de Medio Ambiente.

El plan

  1. El problema. Pese a que su dragado y limpieza culminaron hace apenas un año, los dos estanques de Isabel la Católica comienzan a presentar problemas de "salubridad" por la poca aportación a sus aguas que está realizando el canal del Molín, que presenta fugas y en el que proliferan ya algas. 
  2. El proyecto. Reunidas ayer las concejalías de Medio Ambiente y Urbanismo, se ha acordado reactivar el plan de reparación del canal, que se encargó en 2022, y reunificar en una las tres fases que se habían previsto ejecutar inicialmente. Se precisará una inversión aproximada de 1,6 millones de euros. 
  3. Los plazos. El gobierno local calcula unos dos meses para tramitar la licitación del contrato y que los trabajos se alarguen durante ocho o nueves meses. Se espera, así, que la obra termine antes del verano del año que viene, coincidiendo con el final de la renaturalización del Piles y la renovación de colectores. 

Suscríbete para seguir leyendo