La feria de Begoña reúne a Morante, Ponce, Roca Rey y Luque y erige a Gijón como "símbolo de libertad"

El ciclo reúne a Morante, Ponce, Roca Rey y Luque y contará con la vuelta de El Juli como ganadero

"Estar aquí es mérito de todos", dice Moriyón

Pablo Palomo

Pablo Palomo

"Para las figuras del toreo, Gijón es un símbolo de libertad". Así terminó ayer el periodista asturiano Joaquín Manso, director de "El Mundo", su pregón para presentar los carteles de la feria turina de Begoña, que se celebrará del 15 al 18 de agosto en El Bibio. En el coso de la carretera de Villaviciosa se reunirá un gran elenco de toreros, incluidas las principales figuras de la tauromaquia actual, como Morante de la Puebla o Andrés Roca Rey; jóvenes promesas del escalafón de novilleros, y habrá momentos emotivos, como la despedida de El Bibio, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA, de Enrique Ponce.

La presentación se celebró con un multitudinario acto en el Somió Park presentado por el crítico taurino de "El Mundo" Vicente Zabala de la Serna, que tuvo a su lado a Carlos Zúñiga hijo, responsable de la empresa Circuitos Taurinos, y a la alcaldesa, Carmen Moriyón, muy aplaudida ayer por su papel para recuperar el año pasado los toros. "Estar de nuevo aquí no es mérito de nadie y a la vez es mérito de todos", afirmó la primera edil.

La presentación del cartel, obra del artista gijonés Noel Herrero, se reservó como broche final de la tarde. Antes, el pregón de Manso y la intervención de la alcaldesa dejaron grandes momentos. Algunos especialmente reivindicativos, por el simbolismo de recuperar la feria, y otros emotivos, como los tributos en forma de bella semblanza oral de la añorada Loli Menéndez, la histórica guardesa de El Bibio, fallecida este año. El cartel de la feria incluye un ciclo compuesto por una corrida mixta, una novilla con picadores y dos corridas de toros. "Es la feria que quise hacer. Están todos los toreros con los que quise contar", afirmó Zúñiga, emocionado. El empresario desveló además que el día 16 se descubrirá una placa en homenaje a El Juli, que regresa como ganadero, con novillos de El Freixo.

Abrirá el cartel el día 15 el rejoneador Diego Ventura, máxima figura del toreo a caballo de todos los tiempos. Le acompañan, toreando a pie, el extremeño Alejandro Talavante, otra de las figuras de la tauromaquia actual, y completa el cartel el sevillano Daniel Luque, uno de los toreros con mayor capacidad de todo el escalafón. Para la lidia a pie hay cuatro toros reseñados de la ganadería de La Quinta, que atesoran grandes triunfos en El Bibio, y dos toros de Los Espartales para rejones. El día 16 será la novillada, que se recupera en la feria de Begoña. Será un mano a mano entre dos de los jóvenes del momento: el cordobés Manuel Román, de 18 años, y el salmantino Marco Pérez, de 16. Lidiarán seis novillos de las ganaderías La Quinta, El Freixo y Núñez de Cuvillo.

Uno de los platos fuertes será, por otro lado, el 17. Se anuncian toros de la ganadería del Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto para un cartel con toreros artistas. Abrirá plaza Morante de la Puebla, uno de los mejores toreros de la historia, que, pese a que anunció que cortaba la temporada por problemas de salud, se espera que vuelva pronto a los ruedos. José María Manzanares y Juan Ortega completan la tarde. El ciclo se cerrará el 18 con Enrique Ponce, que vuelve esta temporada a vestir el traje de luces para poner el broche a una trayectoria que se remonta a 1990. Estará acompañado por Andrés Roca Rey, líder del escalafón el curso pasado y el principal reclamo de los públicos. Completa el cartel Ginés Martín, uno de los jóvenes diestros con mayor proyección. Lidiarán reses de Núñez del Cuvillo.

Un acto emotivo

La presentación del cartel de la Feria de Begoña estuvo cargada de emotividad y de simbolismo por la recuperación el año pasado del evento. Empezó la faena Vicente Zabala de la Serna, que agradeció a Moriyón la vuelta de los toros a la ciudad. "Tener una nueva feria taurina es en sí mismo una gran noticia, una gran alegría, una señal de que las cosas se hicieron bien y de que estuvimos en el lado correcto de la historia", dijo. Después tomó la palabra Carmen Moriyón, que recordó todo el proceso. "Fue mérito de todos, de un empresario que no dudó a la hora de arriesgar su patrimonio por Gijón, de la afición y de un equipo de concejales capaz de materializar una voluntad popular. A eso no hace tanto se le llamaba progreso", aseguró. Moriyón recordó la licitación de la plaza de toros de El Bibio, la impronta de la Federación Taurina del Principado, a Carlos Zúñiga padre, de quien dijo que parte de lo que hoy es la feria se "le debe a él" y también de Loli Menéndez. "Su huella es imborrable", aseguró.

El discurso de Joaquín Manso también fue muy aplaudido. Recordó que su afición a los toros nació en Asturias, en las corridas del Cristo, en Candás, de donde es oriundo, y también en El Bibio. Reconocido sportinguista, desveló que la noche de hace dos días –por la eliminación del equipo rojiblanco– no fue la mejor y que sus dos hijos van con la camiseta del club al colegio en Madrid. "Con este pregón saldamos la deuda que contrajimos con Gijón cuando el año pasado se recuperó la feria después de la prohibición del anterior consistorio en un ejercicio censor y retrógrado de sectarismo del anterior consistorio", aseguró.

Su intervención se centró en resaltar la belleza del toreo y la impronta de la tauromaquia en España y en el resto del mundo. Dio también un extenso repaso para rebatir los argumentos de los antitaurinos. "La fuente de rechazo que más debe preocuparnos es la de la intolerancia, la de la militancia ciega como la de la anterior alcaldesa, incapaz de abordar en profundidad y con temple un asunto de tanto calado humanístico", añadió. "La Feria de Begoña no es el pasado, ni la España negra, ni el franquismo. Es un patrimonio cultural vivo, una síntesis de la de tradición y modernidad que representa el gran regalo cultural de España a la humanidad", zanjó. Para cerrar el acto, Manso recibió un obsequio en forma de manzana de plata por parte de la Federación Taurina y también regalos del Ayuntamiento.