Los vecinos, sobre la reparación del canal del Molín: "Debería haberse ejecutado antes"

El anterior gobierno local barajó bombear agua de Mina La Camocha a los estanques de Isabel la Católica y lo descartó porque el caudal era insuficiente

Castillete de Mina La Camocha.

Castillete de Mina La Camocha. / Ángel González

Pablo Palomo

Pablo Palomo

Bombear agua desde Mina La Camocha hasta el canal del Molín para tratar de regenerar el agua que llega al Piles y, de paso, a las dos lagunas del parque Isabel La Católica. Esa fue una de las posibles soluciones que se pusieron encima de la mesa en el 2019 por el anterior gobierno local para tratar de solucionar un problema que la actual corporación se ha dispuesto resolver en los próximos meses con una inversión de 1,6 millones para tapar las fugas del citado canal, que ya están provocando problemas de salubridad en las lagunas del pulmón verde gijonés. Esta actuación, la de bombear el agua acumulada desde el cierre de la explotación minera, se terminó por descartar porque, pese a las grandes cantidades de líquido allí acumuladas, éstas no serían suficientes para lograr un cauce ecológico lo suficientemente potente. El gobierno local actual tampoco tiene pensado retomar la idea, puesto que lo que ahora se quiere es corregir las fugas en la conducción y así evitar que se pierda el agua que llega a los estanques del parque. Por su parte, los vecinos, se muestran quejosos por las nuevas obras: "Son necesarias, pero deberían haberse hecho antes".

La actuación que ahora quiere emprender el gobierno local ha sido acogida, por otro lado, de forma dispar por los vecinos. Por un lado, aplauden que se vaya a hacer, pero por el otro pegan un tirón de orejas a las administraciones –sin entrar en el signo de cada una– por no haber hecho esta actuación antes. A los vecinos de La Arena y de La Guía no se les escapa que el canal del Molín es el único cauce que aporta agua de forma continua a las dos lagunas de Isabel la Católica, que, precisamente, el año pasado culminaron su gran dragado. El primero en más de 40 años. "Veo razonable que lo hagan, pero se debería de haber ejecutado antes", expresan algunos de los colectivos vecinales que se ven implicados en este asunto. Un asunto, el del estado de las aguas del canal del Molín y de las lagunas que es perfectamente visible ya. De hecho, el mismo gobierno local reconoce que hay ya "un problema de salubridad".

El asunto, desde luego, no es nuevo. La prueba es que la necesidad de renovar el cauce del canal del Molín era un tema que ya se planteaba desde el anterior gobierno local. Fue un tema muy discutido durante las varias comisiones técnicas del litoral de Gijón que se celebraron a lo largo de los últimos años. En las actas de estas reuniones, a las que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA, es donde se pone encima de la mesa la posibilidad de bombear agua desde Mina La Camocha. La primera vez que salió la idea a colación fue en la reunión que se celebró el 29 de noviembre de 2019. Fue Cosme García Revilla, por entonces director general de Medio Ambiente, el que planteó la idea proponiendo el concepto de "mantener un caudal ecológico", incrementando este con aguas procedentes de la mina. En este mismo informe ya se advierte de que la profundidad del agua está a 250 metros y que el proceso puede ser complejo y a la vez costoso. En la siguiente reunión, del 5 de febrero de 2020, poco antes del estallido de la pandemia, la posibilidad vuelve a plantearse, pero es esta vez Pedro Menéndez, gerente de la Empresa Municipal de Aguas en aquel momento, el que advierte de que primero sería necesario el comprobar si el agua que hay en mina La Camocha sería apta para aportarla al Piles.

Como se explica en otras reuniones, la idoneidad del agua no terminó por el ser el problema. Tampoco se entró mucho más en lo costes de llevar dicho líquido elemento hasta el principal río de Gijón por el canal del Molín, que es en realidad un ramificación del Piles que acaba precisamente en la zona de La Camocha. Al final se descartó la idea, previo encargo de un trabajo preliminar, en la reunión del 8 de octubre de 2020. Fue allí cuando el propio García Revilla especificó que el asunto no valía la pena para generar dicho caudal ecológico porque para ello se necesitaría tener 2.000 metros cúbicos a la hora y con el bombeo desde la mina, como mucho, se generarían cien metros cúbicos a la hora. La idea, lógicamente, tampoco la tiene en mente el actual gobierno local de Foro y el PP porque ya quedado desacredita y también porque el problema no está tanto en la cantidad de agua que fluye, sino en la que se pierde. La obra, con una inversión de 1,6 millones, debe reparar integralmente el canal del Molín en todos los tramos y se cuenta con que esté terminada a lo largo del próximo verano.

Solución vecinal

Esta obra que ahora anuncia el gobierno ha generado varias reacciones en los vecinos de La Arena y de La Guía, así como en la Federación de asociaciones de vecinos, la FAV. "El Piles, la renaturalizacion del Piles, las lagunas de Isabel La Católica y toda la red de colectores de la zona este son la historia interminable", critica Manuel Cañete, presidente de la FAV. "Parece que se trabaja por parches. Llevamos años hablando de lo mismo y sacando fotos de inauguraciones, pero siempre aparecen más y más cosas en el tema de las aguas de Gijón", lamenta. "Esto demuestra una vez más, y al contrario de lo que se decía, que las aguas no bajan limpias al mar. Y a esto sumemos las malas aguas de la zona oeste, el lamentable estado de la Reguerona y el reconocimiento, por parte técnica, de que casi el 50 por ciento de lo que debería tratarse sigue llegando al mar", ahonda Cañete.

No es el único que se expresó. "No me extraña que lo hagan, porque el estanque parece el Amazonas. Hay muchos olores y mosquitos", indica María José Cuervo, presidenta de la asociación de vecinos de La Arena. "A ver si de una vez por todas se hace en condiciones. Se debería haber hecho a la vez que se vaciaron las lagunas", abunda. En una línea muy similar se posiciona Paulino Tuñón, presidente de la asociación de vecinos de La Guía: "El hecho de que se vayan a arreglar las fugas, es positivo, pero debe analizarse bien, porque el subsuelo de La Guía está muy deteriorado".

Las claves

  1. Regenerar el Piles. La necesidad de regenerar el Piles fue un asunto que marcó el anterior mandato y también este. Para abordar ideas se creó la comisión técnica del litoral en el anterior cuatrienio.
  2. Bombear agua. Aumentar el caudal del canal del Molín fue uno de los asuntos que se trataron en esas reuniones. Se buscaron diferentes opciones para tratar de abordar el problema. 
  3. Agua de la mina. Bombear agua de mina La Camocha fue una de las soluciones planteadas. El canal del Molín es una ramificación del Piles que discurre hasta la zona de La Camocha. 
  4. Descarte. La idea de llevar agua de mina La Camocha al canal se descartó porque el volumen que llegaría no sería suficiente para generar un cauce de tipo ecológico que solucionara el problema. 
  5. La nueva obra. El gobierno local invertirá ahora 1,6 millones de euros para resolver de manera integral todas las fugas del canal del Molín y así evitar que el agua se pierda y la corriente se estanque. 

Suscríbete para seguir leyendo