La marea rosa de la Carrera de la Mujer sigue creciendo: más de 5.000 personas corren en Gijón por el cáncer de mama y la igualdad

Las deportistas María López y Carmen López son homenajeadas antes de la prueba: "Es un gran orgullo y emoción el reconocimiento"

VÍDEO: La marea rosa de la Carrera de la Mujer sigue creciendo

Pablo Antuña

Pablo Antuña

Pablo Antuña

Por la causa solidaria de visibilizar y luchar contra el cáncer de mama. O por pelear por la igualdad. Tampoco faltó el argumento de disfrutar y hacer deporte. E incluso también el dar ejemplo a los más jóvenes, a ese futuro que tomará el relevo en una cita que ya es el evento solidario que más gente mueve en Gijón. La Carrera de la Mujer reunió a más de 5.000 personas en su vigésima edición. La marea rosa volvió a inundar las calles de Gijón, en un recorrido de cinco kilómetros, con entusiasmo, pasión, ambiente familiar y de amistad, y también de homenaje. Porque fueron reconocidas en esta ocasión dos deportistas, la jugadora de hockey María López, y la surfista invidente Carmen López. “Es un orgullo y una gran emoción el reconocimiento, porque llega de un evento muy importante para colaborar con una buena causa”, subrayaron.

Irma Blanco, vecina de Laviana, ha participado en las 20 ediciones. Al igual que su madre Blanca Nieves Gutiérrez. Y ahora suma también a su hija Nieves Collado. “Recuerdo cuando empezamos en Poniente y éramos pocas. Lo que más me alegra es que esto cada año va a más”, indicó Blanco, que añadió la importancia de estar presentes en este evento deportivo solidario: “Por desgracia todos tenemos alguien cerca que haya sufrido el cáncer de mama, en mi caso mi abuela y una cuñada se murieron por esta enfermedad. No hay que olvidar nunca que está ahí y seguir peleando”.

En la línea estaba la alcaldesa, Carmen Moriyón; junto a la concejala de Hacienda, María Mitre, que también se quiso perder una cita muy especial. “Es muy bueno siempre promocionar el deporte femenino, y que sea con una buena causa, de luchar contra el cáncer, y ver que hay tanta gente sumándose, es algo que anima mucho. Es romper barreras y llegar lo más lejos posible”, comentó antes de empezar la prueba la jugadora de hockey María López.

Con los acordes de la mítica canción de “Hombres G” de “Voy a pasármelo bien”, puntual, a las 10.00 horas, se puso en marcha la competición, con los primeros puestos con un toque más deportivo y competitivo, y ya a medida que avanzaba la prueba con las personas que se sumaron, y que lo hicieron caminando el recorrido. Daban igual, la clave era estar ahí. Como hicieron Virginia Clavo y Leire López, a las que animaron desde la barrera las pequeñas Oliva García y Nahia Silva. “El año que viene vienen a correr ya con nosotras. Es importante que se apoye el hacer deporte las mujeres y dar ejemplos a las peques”, contaron. “Hay muchos motivos por los que participar, es lo bonito”, añadieron.

El madrugón en domingo mereció la pena para grupos de familias y amigos. Tras acabar tocaba el vermú, comida de grupo y para algunas más deporte, aunque en este caso desde la distancia, como el grupo de ovetenses que formaban María Martín, Ana Entrago, Marta Reyes, Marta Iriondo, Lucía Rojo y Elsa Amores, que tenían pensado ver el partido del play-off del Oviedo por la tarde. “Algunas es la primera vez que corremos y otras repetimos, pero lo importante es colaborar y hacer fuerza por una buena cosa”, enfatizaron.