A juicio un "falso médico" en Gijón que ocasionó importantes lesiones a una avilesina a la que mandó tomar cloro

La víctima estuvo cinco días hospitalizada y tardó varios meses en recuperarse de las lesiones

El Palacio de Justicia de Gijón

El Palacio de Justicia de Gijón

A. F. V.

A juicio un "falso médico" de Gijón que ocasionó graves lesiones a una avilesina a la que recetó tomar cloro. Según el escrito de la Fiscalía, los hechos tuvieron lugar en octubre de 2021. Fue entonces cuando uno de los dos acusados trabajaba en un centro de medicina integrativa en Gijón, con consentimiento de la propietaria, también procesada. Allí acudió la víctima, una avilesina nacida en 1978 que estaba diagnosticada de fibromialgia y padecía dolores múltiples articulares y musculares desde hacía tiempo, así como problemas digestivos por colon irritable y depresión, que llegó a la consulta por recomendación de terceras personas, pese a estar tratada en el ámbito de la sanidad pública.

A primeros de octubre de 2021, el acusado recibió en el centro a la denunciante, quien le expuso sus problemas, ante los que el acusado, que carecía de titulación médica que pudiera sustentar el pautar tratamiento alguno para aliviar o curar las dolencias de la mujer, le prescribió tomar dióxido de cloro en un litro de agua, a dosis de 5 ml diarios. Esto provocó que, a las 48 horas, a la víctima le comenzaran a salir lesiones pruriginosas con progresión a ampollas en ambos muslos y región supraclavicular y eritemas en la frente, así como un agravamiento de la diarrea que padecía. Ante esto, la ahora denunciante contactó con el acusado, quien no le dio importancia a dichas lesiones y le insistió en la toma de lo pautado. Esta situación se prolongó hasta el 15 de octubre de 2021, en que la mujer, no aguantando más el dolor, acudió al hospital de San Agustín en Avilés, dependiente del Sespa, en donde se le diagnosticaron y trataron las lesiones cutáneas por intoxicación por cloro y los problemas gastrointestinales, hasta que se le dio el alta cinco días después.

El dióxido de cloro supone un riesgo para la salud de las personas si es consumido y no está autorizado para tratar ninguna enfermedad. Para la curación de las lesiones, la víctima precisó tratamiento médico hospitalario. Tardó en curar 182 días, de los cuales 5 fueron de hospitalización. Le quedaron como secuelas un decena de manchas circulares de hipopigmentación leve en los miembros inferiores de 0,5 cm de diámetro, una en la región escapular de 0,5 cm y 4 de 0,2 y 0,3 cm en región abdominal, así como un agravamiento de su estado mental previo.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones por imprudencia grave. Por ello, solicita que se condene al acusado al pago de una multa de 3.600 euros y una responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas. En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice además a la víctima con 7.630 euros por los días que tardó en curar y con 2.000 euros por las secuelas, más con los intereses legales correspondientes. Asimismo, deberá de indemnizar al SESPA con 2.431,24 euros por los gastos médicos causados, con los intereses legales correspondientes.

De estas cantidades responderá de forma directa la compañía aseguradora y subsidiariamente la propietaria de la clínica. Abono de las costas procesales.

Los hechos serán juzgados mañana en el Juzgado de lo Penal número 1 de Gijón.

TEMAS