Mayte de Anta, medalla de oro de la Federación Belenista: "Tengo pasión por coleccionar para el nacimiento"

"De los montajes me gusta todo, desde el mensaje hasta la plasticidad", afirma la gijonesa tras conocer la distinción nacional

Mayte de Anta.

Mayte de Anta. / Ángel González

Pablo Antuña

Pablo Antuña

"Del belén me gusta todo, desde el mensaje a la plasticidad, a estar trabajando en ello durante meses para los preparativos. Y eso que ahora ya no me subo en el tablero para el montaje, pero es algo que sigo viviendo y disfrutando mucho". Así se expresa Mayte de Anta, integrante desde 1993 de la Asociación de Belenistas de Gijón, donde ocupó el cargo de secretaria entre 1995 y 2020. Este pasado sábado recibió una noticia especial: iba a ser distinguida con la medalla de oro de la Federación Belenista Española, tras aprobarse en la asamblea general ordinaria. Una distinción que recogerá en una gala que tendrá lugar a finales de noviembre, pero que acoge con humildad e incluso hasta restándole importancia. "Al final hago algo que me gusta, es lo con lo que me quedo, no pienso en que merezca un premio. Estoy más contenta por el apoyo que he recibido de los belenistas", afirma.

Mayte de Anta lleva tres décadas disfrutando con su pasión belenista de una forma más intensa en la asociación gijonesa, la misma que le entregó en el año 2019 el tradicional Trofeo Gelos. Ahora, este premio de la medalla de oro, que llega a nivel nacional, le sirve para echar la vista atrás y recordar cómo despertó ese entusiasmo por los belenes y cómo lo ha mantenido con el paso de los años. "En mi casa siempre se puso belén, mi madre era maestra y se ponía también en la escuela. Crecí en ese ambiente y me enganché", cuenta.

No obstante, esta tradición de montar el belén, que hace décadas pasaba de generación en generación, ha ido perdiendo adeptos con el paso de los años. Lo nota incluso entre su propia familia, con sus hijos y nietos, que no siguen esta tradición con el mismo entusiasmo con la que ella la seguía. "Al final es cuestión de tener tiempo y la gente no dispone de él. Pasa con muchas más cosas", comenta De Anta. "Salvo una sobrina que tengo, que también está metida en esto, el resto no tiene ese ánimo. No sé si en algún día cambiará", subraya a continuación.

No obstante Mayte de Anta sigue disfrutando como el primer día de esa pasión por los nacimientos. "Lo que nunca puede faltar es el nacimiento, la anunciación a los pastores y los Reyes. Tengo una colección muy amplia de misterios, los cambio todos los años", enfatiza esta gijonesa, que se mantiene colaborando con la directiva de la Asociación Belenista de Gijón.

Y esa dedicación la traslada con una renovación constante. Hasta el punto de que en su hogar continúa incorporando nuevos misterios a su belén. "Aunque me digo que no lo voy hacer, siempre tengo esa pasión de comprar y coleccionar más. La tentación puede con la voluntad", detalla De Anta.

Aparte del coleccionismo mantiene también la motivación de contribuir a potenciar los belenes, ya que incluso ha ofrecido cursos y talleres para perfeccionas técnicas o pintura, así como para elaborar maquetas.