El plan para recuperar los antiguos juzgados de Prendes Pando en Gijón se complica: esto es lo que cuesta la rehabilitación

El Ayuntamiento duda si acometer la obra, para la que tiene 4 millones de Europa, por sus compromisos con otros proyectos: "Hay que priorizar"

El edificio de Prendes Pando.

El edificio de Prendes Pando. / Juan Plaza

Hasta los 25 millones de euros elevó ayer la Alcaldesa de Gijón, la forista Carmen Moriyón, el coste de rehabilitación integral del edificio de los antiguos juzgados de Prendes Pando. Una cifra de la que se podrían restar los cuatro millones anunciados ya hace un año como ayuda directa por el Principado –en base a fondos europeos y vinculados a la ubicación allí de un centro de mayores y un centro de día– pero que es lo suficientemente contundente como para que desde la Alcaldía se tengan serias dudas de poder acometer el proyecto ahora. No hay que olvidar que la vieja sede judicial, propiedad del Principado, lleva sin uso desde 2013 y que su ubicación la colocó desde el minuto uno en la diana del interés municipal para ubicar servicios ciudadanos de los que carece el distrito Centro. El inicio, ya en el anterior mandato, de una negociación para la cesión del edificio al Ayuntamiento y su rehabilitación parecía que iba a permitir reabrir las puertas del inmueble. Ahora no está tan claro.

"Es un tema difícil y una decisión que deberemos tomar como equipo de gobierno. Estamos metidos en muchas cosas y tenemos que elegir y priorizar proyectos. Toca calcular muy bien y no meternos en cosas de las que no podamos salir. Hay una subvención maravillosa de cuatro millones, pero es que necesitamos hasta 25 y eso sería con fondos propios", explicaba ayer la Alcaldesa en una intervención en la "Ser". Esas cosas en las que está metido el Ayuntamiento, y que ayer recordaba la regidora forista al cumplirse un año de su toma de posesión, incluyen intentar comprar a Pymar su parte de Naval Gijón para sumar a ese 60% ya adquirido a la Autoridad Portuaria, arrancar en enero unas obras en Tabacalera que alcanzan los 21 millones al sumarse al tramo final de la rehabilitación del edificio histórico la construcción de las dos nuevas edificaciones del entorno, impulsar la ampliación del Parque Tecnológico, rematar el acondicionamiento de la nueva comisaría de la Policía Local...

"Y tendremos que ver pronto qué necesita El Molinón", sumaba Moriyón ante la presentación antes de que acabe el mes de ese estudio encargado desde Urbanismo para ver las necesidades de mantenimiento y mejora del estadio municipal. En ese escenario comprometerse con otro gran proyecto que se prolongaría durante años podría tensionar en demasía las cuentas municipales. Aunque 25 millones parece el máximo que se baraja lo cierto es que los técnicos municipales no ven ninguna reforma integral que no baje de los veinte millones. Eso supone un compromiso mínimo de 16 millones que es mucho compromiso en las actuales circunstancias y con tantos frentes abiertos.

Y no es solo que rehabilitar Prendes Pando sea mucho dinero y compita con otras actuaciones ya en marcha que tienen recursos municipales ya comprometidos. Hay más problemas que la Alcaldesa considera que hay que tener muy en cuenta a la hora de tomar una decisión. Uno tiene que ver con que de nuevo es aplicable la regla de gasto, con lo que hay un límite legal a las opciones de inversión de la administración. Y otro con que sería una inversión municipal millonaria para un edificio que no es municipal ya que en todo momento se habla de una concesión por la que la propiedad la mantendría el Principado.

Sí es municipal el edificio de la calle San José que quedaría libre tras el traslado de la Policía Local a su nueva sede junto al Palacio de Justicia actual y que desde el área de Servicios Sociales, que lidera el PP, se planteó como alternativa a esos espacios sociales que se pensaban para Prendes Pando con el reto de no perder esa subvención de cuatro millones, que oficialmente el Ayuntamiento tiene pendiente de aceptar.

El objeto de la subvención se concreta en "la rehabilitación o construcción de un recurso en Gijón destinado a la promoción de la autonomía y a la participación de personas mayores, la atención a la dependencia y la discapacidad de personas mayores de la prevención de la soledad no deseada". No se impone que sea en Prendes Pando, aunque ese fue a lo largo de estos meses el espacio sobre el que se trabajó para ubicar allí servicios municipales como la unidad de trabajo social de la zona Centro, el punto municipal de atención a la inmigración, el área de Igualdad y la sede del Consejo de Mujeres, salas de estudio y un centro municipal integrado. Todo con la idea de completar la oferta de dotaciones para los vecinos del Centro, Cimadevilla y Laviada.

Otro problema son los plazos. Los estudios técnicos elaborados desde Alcaldía, Obras Públicas y Urbanismo, todos en manos de Foro, no solo advierten del coste económico de la rehabilitación integral. También ven casi imposible acometer una rehabilitación parcial que permita cumplir con el compromiso de equipamiento que conlleva recibir esos cuatro millones de la subvención en tiempo y forma: junio de 2026. No es tema menor el de los plazos en un Ayuntamiento que ahora mismo está pendiente de que se le concedan prorrogas en la mayor parte de los proyectos con fondos europeos para no tener que devolver dinero ya cobrado o renunciar a alguno ya concedido. Por ejemplo, ya se anunció desde el equipo de Moriyón que sin la subvención europea es inviable para el Ayuntamiento asumir las reformas integrales de los colegios de Los Campos y Castiello. Para ambos se ha pedido una prórroga que de no concederse llevaría a tener que renunciar a ellos. Aquí también se recuerda desde el gobierno local que son obras que afectan a edificios que no son de propiedad municipal.

Prendes Pando

  • Propietario. Es propiedad del Principado, que lo recibió con el traspaso de competencias en materia judicial del Estado.
  • Sin uso. Está sin uso desde 2013 cuando los juzgados se trasladaron a Poniente, a un edificio que ahora es centro de servicios del Principado. A lo largo de estos años hubo propuestas políticas y movilizaciones ciudadanas destinadas a dejar el edificio en manos del Ayuntamiento para que le diera uso. De hecho, hubo un acuerdo plenario en 2022 para que el Principado le diera gratis a Gijón ese edificio. 
  • Subastas fallidas. Una primera tasación hace una década fijó el precio de venta del edificio en 11,3 millones. Solo fue la primera de tres subastas en las que nadie se interés por el inmueble con 11.963 metros construidos y 9.850 útiles. 
  • Usos sociales. Ya en el mandato pasado se abrió una negociación entre Ayuntamiento y Principado para darle un uso social al edificio. El Principado se reservaba una planta para ubicar allí su centro de mayores. El resto sería de uso municipal. Eso sí, había que rehabilitar el edificio.
  • Ayuda europea. Hace un año Bienestar Social anunciaba una ayuda de 4 millones para el proyecto en base a fondos europeos. El Ayuntamiento duda en aceptar esa ayuda y con ella el compromiso de hacer frente a una obra que puede llegar a los 25 millones de euros. 

Suscríbete para seguir leyendo