Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Musicólogo

Huracán Turner

Se cumplieron las previsiones, Frank Turner llegó, vio y venció, conquistando al público de Gijón desde los primeros acordes. Era la presentación de su último trabajo, "Mittens" (2016), un Ep que recoge la esencia de su estilo concentrada en media docena de temas. Pero si algo caracteriza a este cantante británico es su directo, donde consigue imprimir a sus canciones una fuerza que contagia y atrapa. Antes, caldeó el ambiente el cantante de los "Ducking Punches", que salió en solitario con su guitarra y se ganó al respetable con un puñado de buenas canciones y un buen manejo de las dinámicas en guitarra y voz.

Cuando "The Sleeping Souls" y Turner salieron al escenario aumentaron los decibelios, pero sobre todo creció la energía. Los británicos iniciaron el concierto como un huracán, sin concesiones, y el público respondió entregado. Turner sabe lo que tiene entre manos; era su concierto 1.867, según informó, y está claro que la experiencia es un grado.

Tiempos rápidos, tren de guitarras bien marcado y mezcla perfecta de punk y folk son los ingredientes que conjugan su música. Todo sonaba bien, equilibrado, compensado y empastado, especialmente las voces y el teclado; las acústicas y la mandolina ponían el brillo, y el concierto avanzaba sumando canciones y enganchando cada vez más al público con una dinámica que prácticamente no dejaba tiempos muertos entre canciones.

Hubo espacio para las baladas y para que Turner se quedara sin la banda en el escenario, demostrando que solo también se vale. Para terminar, descarga de adrenalina y clímax en las propinas. Un gran concierto. Teniendo en cuenta su trayectoria de directos, es prácticamente seguro que Frank Turner volverá a Gijón, solo nos queda esperar que lo haga pronto.

Compartir el artículo

stats