Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una decisión complicada, pero acertada

Sobre la suspensión del Mobile Word Congress de Barcelona por el coronavirus

Sin duda, la suspensión del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona ha resultado una decisión complicada y polémica, mayormente por la amenaza de propagación del coronavirus de Wuhan (Covid-19) entre los 100.000 asistentes previstos y, también, por razones económicas ante sus 2800 expositores y la pérdida de 14000 puestos de trabajo temporal. Me explico:

Resulta comprensible que los organizadores del MWC se resistieran a suspender dicho congreso porque, según informó la televisión, perderían 500.000.000 euros en ganancias y, si la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Ministerio de Sanidad no aconsejaban suspenderlo por causa de "fuerza mayor", deberían indemnizar a las firmas expositoras; considerando que el seguro concertado por el MWC con la compañía Lloyds no cubría los riesgos sanitarios de una epidemia.

Sin embargo, ambas instituciones han ofrecido una versión contradictoria puesto que, mientras la OMS consideraba este virus como amenaza de la humanidad, el Ministerio de Sanidad tranquilizaba a nuestra opinión pública asegurando que, si dicha epidemia llegaba a España, nuestra Sanidad Pública afrontaría el reto con solvencia.

Dicho esto, pregunto: ¿Cómo han efectuado semejante afirmación con tanta ligereza si, al redactar este artículo, el Covid-19 ha afectado globalmente cerca de 80.000 personas, falleciendo más de 2600 y detectándose un inquietante nuevo foco epidémico en Italia?

Sin duda, la mortalidad generada por el virus es moderada (3%) pero, según lo descrito previamente, el riesgo de la epidemia se debe a la neumonía bilateral que presentan la mayoría de casos al 8º día de su debut clínico; lo cual exige un ingreso hospitalario con tratamientos complejos (medidas de aislamiento, antibióticos, agentes antivirales o corticoides) y una prolongada estancia, con posible traslado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en los casos más graves.

Por tanto, el verdadero reto de esta epidemia no es el propio virus sino el colapso que puede producir en la Sanidad Pública del país afectado, dado el lento ritmo de curación actualmente acumulado (20-30% sobre el total de contagiados).

Actualmente en España, la mayoría de nuestros hospitales públicos están saturados por su demanda habitual. Así pues, resultaría un quijotesco error ignorar posibles escenarios de "epidemia descontrolada" porque, me temo, España no está preparada (como China) para construir hospitales de 1000 camas en pocos días. Por ello, la estrategia más lógica para preservar nuestra salud pública sería mantener un estricto control fronterizo (con cuarentena a personas llegadas de países afectados), suspender temporalmente la libre circulación por el "espacio Schengen" (debido al cercano foco de Covid-19 en Italia) y, en lo posible, evitar viajar al extranjero hasta que remita la epidemia.

En definitiva, creo que la decisión tomada por los directivos del MWC ha sido acertada y realista dada la masiva deserción de expositores por miedo a contraer la enfermedad.

Además, entiendo que para lograr un clima de seguridad ciudadana proceden medidas de prevención más enérgicas que una simple "sensibilización" de la población al virus.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats