Con la cantidad de gente que se está yendo a tomar por ahí, gracias a la brillante gestión económica del coronavid, lo de promover nuevos organismos para colocar a unos cuantos aprovechando las perras que van a venir de la Unión Europea puede ser una idea excelente. De hecho, se va a crear un grupo especializado en reutilizar el aire acumulado en el fuelle de las gaitas para la realización de colonoscopias; un centro denominado provisionalmente “¿Qué tiene el Zarzamoro?”, para la adaptación de la letra de las tonadillas cantadas por las folklóricas desde una perspectiva de género y velando por que se cumpla el criterio de paridad entre los personajes sufridores de toda la vida, y otro con el fin de controlar que se diga siempre la verdad, que es el que parece que está más avanzado. De hecho, ya se ha seleccionado el personal para tan alto cometido...

–Pues la verdá ye que tan llevándolo tóo po´l libru, oiga: tamos tóo´l día faciendo cursos formativos y, pa entrar nel equipu, hay que aprobar anantes un examen muy complicáu, pasar un psicotécnicu, y...

–...Un examen, diz…¿y tardó muncho en preparálu, ho?

–Namás un par de hores, porque me dieron les preguntes y les respuestes la víspera...

–¿Que quéeee, ho?

–Tal y como i lo cuento... oiga, que ya i dixe que yera un examen muy complica ¿eh?, y sin esa ayuda diba dexar el papel en blancu...

–O sea que usté tenía un padrín dientro el tribunal de oposiciones...

–¿Yo sólu?... ¡que va, hom!: teníamoslu tóos los que aprobáramos...

–¡¡Esto ye un escándalu!!

–...Home, claro que lo ye, pero... vamos a ver, paisanu: a mí contratáronme pa controlar les mentires ¿non?... pues yo nin les digo nin paso una... y, en cuanto a lo otro ¿que quier que i diga, ho?: nun ye asuntu míu... y, en fin, si nun i importa vamos dexálo, porque...

–Si, imaxino que tará petáu de trabayu...

–¡Que vá!... lo que pasa ye que toi viendo que a usté se i acaba de quedar una cara de gilipollas preocupante, y tengo mieu de que sea contaxiosa, como el Covid ési...

Lo que parece más complicado es determinar las consecuencias que derivarán de haber pillado a alguien soltando mentiras, porque ya se sabe que si todo se limita a decir que “fulanito contó una trola que ya, ya” la trompetilla que va a soltar fulanito por toda respuesta se va a escuchar hasta en “Cabo Moreneta”, la base catalana desde la que van a lanzar al espacio los satélites patrocinados por la Generalitat...

–Pues nun ye tan difícil, hom... pa mí que vos afogáis en un vasu de agua. Yo tengo inventáu ya un sistema a base de callambrazos pa control de les mentires que, si te parez, podíemos probálu agora antes de dir a ofrecéi-lu al gobiernu... a ver, mete el déu nesti anillu, Veneranda... si contestes una mentira, vas sentir un callambrazu pequeñu, y si la mentira ye gorda, el callambrazu será mayor... Voy facéte una pregunta y seguro que nun te da la corriente... ¿Llameste Veneranda, neña?

–...Sí... ¡¡ay!! ¡¡cóño, dióme la corriente!!...

–...Nun puée ser...

–¡Meca, agora que me acuerdo!... yo, en realidá llámome Rosaura, pero la mi güelina Veneranda al enteráse de lo que el mío pá había fecho nel Rexistru Civil, púsose como un basiliscu y obligó a toa la familia a llámame como ella...

–...Bueno, entós ta bien... voy facéte otra pregunta pa confirmar... ¿ye verdá que Silverio, pa animase a lo del “débitu conyugal”, tien que vestise de lagarterana, ho?...

–...No... ¡¡ay, otru callambre!!

–¡Ay la madre que...! O sea que Silverio ye travestí en la intimidá...

–¡Qué lo va a ser!... mira, Belorcio, esi aparatu nun funciona, o sea que lu puées dexar aquí y dir a inventar otru, que con el actual dibes facer el ridículu en Moncloa…hala, hasta mas ver (¿Silverio?…oye, prenda: que, tal y como habíemos planificáo, lié a Belorcio fingiendo calambres equivocáos y dexóme pa mí el detector de mentires... vete pidiendo cita al gobiernu y al Papa, que nos vamos a forrar col inventu)...

Se supone que en algún momento conseguirán descubrir un método que atribuya la respuesta adecuada a cada mentira que se diga, porque “hoy las ciencias adelaaaantan que es una barbaridad”, tal y como afirmó el visionario filósofo Don Hilarión. Lo malo, para quien promovió el invento, es que las posibilidades de que se vuelva en su contra son también infinitas, y en una época en que cualquier crío de Educación Infantil maneja los ordenadores con más soltura que nosotros las canicas en la misma banda de edad, resulta mas que probable que pierdan el control, y como mientan... ¡ay Diossss!...

–¿Cómo que nun sales?... ¡¡pero si yes el portavoz del gobiernu!!...

–¡Pues non salgo y non salgo!...

–...Tranquilo, hom, que ta tóo baxo control...

–¿Y el rayu que fulminó al mi antecesor al lleer les previsiones de ingresos pa´l próximu añu, qué?

–¡Nun seas cenizu, joé!... que fue porque habíamos dexáo la ventana abierta y había tormenta... ¡¡venga, rapaz, sal y di-yos lo que se te ocurra!!...

–(Pa mi idea que esti ya tien previsto el nombre del mi sustitutu... ¡¡pero va dáu, voy salíme pola tanxente!!)... Buenes tardes... tenía que da-yos información acerca de les previsiones económiques, pero nun voy poder fácelo... nun se si me lo tan notando: ye que tengo la garganta estragá de una afonía que ... ¡¡Cataclás!!

-¡Ah madre!... ¿de ónde salió esi pianu de cola que i cayó encima al portavoz, ho?... ¿cómo? ¿que ye cosa del “detector de mentires”?... ¡pero si nun dixo casi ná, porque el probe quejábase de que taba afónicu!... pa mi idea que esti aparatu ye un fraude, porque nun fai más que fallar...