Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Laviada

A Laviada le costó tanto coger identidad como barrio que todavía hay quien cuestiona su denominación oficial, heredada de la fábrica que ocupó el corazón del actual vecindario, en parte conocido antaño como El Parrochu. Esta zona integrada en el distrito Centro debido a una cuestionable división municipal vive a camino entre el modernismo del Parchís y las infinitas torres del Polígono, pero hace tiempo que tiene plena consciencia de lo que es y de lo que quiere ser. A formar cierto espíritu de pertenencia entre la castigada clase media que ocupa la mayoría de sus viviendas y regenta sus numerosos bares y comercios han contribuido en las últimas décadas el colegio homónimo, el centro de salud y, antes que ambos, la parroquia de la Resurrección, que celebra hoy su medio siglo. En este trozo de Gijón, el cambio, hasta de nombre, siempre ha sido sinónimo de progreso.

Compartir el artículo

stats