Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iván Pérez del Río

Repetir o avanzar

Las “fake news” sobre la nueva Ley de educación, que llega con mejoras en un momento poco oportuno

En España, cerca del 31% de los alumnos de 15 años ha repetido alguna vez, esto supone el doble de lo que ocurre en el resto de países desarrollados. Además, el 25 % no consigue obtener el título de ESO, muestra clara de la dudosa validez de la repetición. Se ha dicho que la nueva Ley educativa la elimina del contexto escolar. No es cierto. Lo que hace, entre otras cosas, es limitar el número de repeticiones: una en primaria, dos como mucho en toda la secundaria. El paso de curso será una decisión del conjunto de profesores que tendrán que considerar qué es lo mejor para la evolución académica del alumno, sin hacerlo depender exclusivamente por haber suspendido más de dos asignaturas.

Los datos expresados anteriormente en relación a la no obtención del título obligatorio, son alarmantes. A veces repetir un curso de modo excepcional puede ayudar a tomar conciencia de un problema y dar solución, a coger base y seguir avanzando. El problema surge cuando la repetición se hace costumbre. Alumnos que acumulan repeticiones, y que al final se convierte en un claro caso de abandono escolar al cumplir los 16 años. ¿De qué sirve la repetición en estos casos? Esta realidad, para algunos quizás lejana, es más habitual de lo que se pueda pensar.

La nueva ley marque como criterio lo mejor para la evolución académica del alumno. Otros puntos relevantes son introducir programas de diversificación curricular en 3º de la ESO y cuatro evaluaciones diagnósticas para evaluar competencias. A partir de ese diagnóstico, los centros deberán aplicar planes de “mejora” y “equidad”. Estas dos medidas sustituyen los itinerarios de la ley Wert que separaba a los alumnos de manera temprana y las reválidas (situadas al final de cada etapa educativa) que no estaban orientadas a diagnosticar el sistema educativo para mejorarlo, sino exclusivamente a evaluar al alumno.

La LOMLOE llega en un momento poco oportuno, y hay aspectos que se deben mejorar, pero también trae mejoras sustanciales del actual sistema educativo. Por cada alumno que abandona, el país retrocede. Por cada alumno que repite para “no avanzar”, perdemos todos.

La oposición liberada por el PP nos ha mentido de nuevo. Es falso que la izquierda tenga un plan oculto de generar una gran “masa de ignorantes” para manipular. Es lamentable que en algo tan sensible no veamos una reflexión serena y profunda en nuestros políticos. Han optado por convertir el Congreso en la fábrica principal de fake news.

Compartir el artículo

stats