Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Por arte de magia

Por arte de birlibirloque, el Festival de Magia, que desde hace años se celebraba en fechas navideñas, se ha caído del calendario del ocio gijonés a pesar del éxito de público y crítica. No ha sido por culpa de la pandemia, como reconocen los propios gestores municipales, sino por una decisión estrictamente estratégica y con la promesa de darle una vuelta el año que viene. Nadie puede cuestionar que el Ayuntamiento tiene todo el derecho a distribuir sus fondos como considere oportuno. Aunque conviene aclarar que la prestidigitación y el ilusionismo, con orígenes en la Antigüedad y que fueron muy del gusto de las élites de ciudades como París y Viena en el siglo XIX, no son disciplinas menores ni despreciables, por más que algunas corrientes pretendidamente eruditas consideren que lo popular es sinónimo de lo vulgar. Se puede quitar el apoyo a un formato que goce del respaldo ciudadano, pero con explicaciones públicas y a tiempo.

Compartir el artículo

stats