Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuca Alonso: “La ruta de los palomares”

Sobre la gran novela de la escritora gijonesa recién fallecida

Cuca Alonso, tal es el nombre cariñoso con el que era conocida esta sagaz intérprete de la vida social y cultural gijonesa, desde las páginas durante nada menos que treinta años de LA NUEVA ESPAÑA. Tuve la ocasión de tratarla cuando ella cubría la dimensión cultural en el Ateneo Jovellanos en diferentes facetas: conferencias, entrevistas y presentación de obras de autores consagrados. Ella misma fue protagonista cuando actuaba como autora de sus propias novelas. Hablé con ella cuando presentó la que es, sin duda, su novela más intensa e interesante, todo un ejemplo de obra plenamente lograda: “La ruta de los palomares”. Un alegato en favor de una mujer que, contra viento y marea, supo lograrse un porvenir: la protagonista Constanza se enfrenta a su padre, un noble autoritario y despótico, el conde de Villanueva de Omaña, que repudia a su hija, al quedar embarazada como consecuencia de un amor apasionado e imposible.

Constanza tendrá que sobrevivir y salvar a su hijo sola, sin más preparación para la vida que un conocimiento muy limitado del francés y los rudimentos de piano. En su marcha de casa, llega a Villafranca del Bierzo, donde es recogida por las monjas dominicas y la destinan a las labores de cocina. Allí aprende los rudimentos de la gastronomía e inicia su periplo vital. En Astorga, conoce a un músico, Tomás, que se enamora de ella y la introduce en la afición por los grandes, como Bach y Mozart. Allí triunfó en la gastronomía protegida por el Obispo. Se reconcilia con su padre, pero sigue su aventura hasta llegar a Salamanca, donde tiene un gran éxito culinario con su casa de comidas La Olea, a donde acuden los grandes personajes políticos e intelectuales, entre ellos, el propio Jovellanos.

Ante los intentos de algunos elementos conservadores de cerrar su establecimiento, el obispo de Astorga, su protector, la apoya y la pone como ejemplo de mujer admirable por su tesón y lucha por la dignidad de la mujer. En esta interesante novela, Cuca Alonso refleja su gran pasión por la música, sus conocimientos de la España de Jovellanos, del siglo XVIII y sus amplios saberes gastronómicos. Se trata de una novela amena e interesante, como me dijo cuando tuve la ocasión de escribir una opinión sobre “La ruta de los palomares”, le había costado esfuerzo y trabajo, pero habían merecido la pena. Dando a entender que estaba muy satisfecha, sólo esperaba que los posibles lectores la leyesen y reconocieron su gran esfuerzo. DEP Cuca Alonso.

Compartir el artículo

stats