Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iván Pérez del Río

23D, la ley “mortinata”

Las políticas educativas, bajo los caprichos del Gobierno de turno

Uno puede estar más o menos de acuerdo en la necesidad actual de una nueva Ley educativa. Personalmente creo que es necesaria, y que hace falta modificar algunos aspectos de la LOMCE. De lo que no cabe duda es que ese trámite no puede estar condicionado al albur de los caprichos del Gobierno de turno.

Uno no puede decirse progresista hoy, y tramitar al día siguiente una Ley educativa sin abrir vías de diálogo ni con la comunidad educativa, ni con la oposición política; sin contar con el dictamen (por primera vez) del consejo de Estado; con una tramitación veloz en el Senado sin comparecencias ni enmiendas... La última ocurrencia de este estrafalario Gobierno, aprobarla a calzador junto a los Presupuestos Generales del Estado un 23 de diciembre, un día antes de nochebuena, en plena crisis de la covid, con una mayoría de españoles estresados y temerosos del virus y de la desastrosa situación económica y laboral que se cierne sobre nuestro país.

A veces los modos condicionan el resto. Algo bueno en esencia y que puede portar mejoras sustanciales puede verse totalmente desdibujado si las formas son groseras o si atacan principios fundamentales. En democracia, el diálogo y el consenso son prioritarios. No se es más progresista por aprobar una Ley que regularice la eutanasia o una Ley educativa que incorpore ciertos elementos que algunos entienden como “urgentes” y “sociales”. Cuando ambas cosas se hacen a la trágala, sin generar ningún tipo debate social, acortando hasta el extremo los plazos parlamentarios para eliminar todo diálogo con el contrario, se está más cerca del autoritarismo que de eso que se entiende como “progresía”.

El PSOE ha dejado de ser preso de Podemos y del independentismo, para pasar a ser lo mismo. Ya no vale que a partir de enero el señor Sánchez cambie de estrategia y se “centre”. El centro no es una moda, el centro no es una opción por la que se ha de optar dependiendo de las circunstancias.

La LOMLOE se aplicará, pero nace muerta (mortinata) por la arrogancia de la señora Celáa y la permisividad de esos reputados, acomodados y burgueses técnicos afines al PSOE que callan, o que justifican con palabras huecas y discursos etéreos esta Ley. No sirven las buenas palabras del señor Tiana, ante una Ley hecha de falta de consenso, que agrede a la Concertada y a las familias, que margina la ética y el pensamiento... En este caso, el arrogante, el mudo permisivo y el radical son parte de lo mismo.

Compartir el artículo

stats