Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paco G. Redondo

Y la estación ¿pa’ cuándo?

Tiran cohetes, pero no se sabe qué plazos se están celebrando

Se polemiza estas semanas sobre la ubicación de la futura estación intermodal de Gijón, para trenes de largo recorrido, cercanías y autobuses, en el área del plan de vías de Poniente. El PSOE defiende reubicarla en Moreda y otros mantener el consenso del Museo del Ferrocarril. De éste a aquella hay menos de 400 metros, y los propios andenes necesitan casi doscientos metros, a ver si entre que discutimos si son galgos o podencos, nuestra casa sigue sin barrer: ¿Cuántos años ya? ¿Merece la pena discutir y retrasar el proyecto más años por una escasa distancia? Un hecho positivo de los comentados sobre las nuevas propuestas es situar la estación de largo recorrido en superficie, más cómoda para viajeros a larga distancia con maletas, evitando escaleras. Antes de vender la piel del oso deberíamos saber si está cazado. ¿Cuáles son los hechos?

Yendo al grano del dinero. La Alcaldesa ha dado unos plazos optimistas sobre su puesta en marcha. ¿Con qué informes y trámites técnicos? ¿Con qué calendarios presupuestarios? ¿Cuántos años durará la ejecución de la obra? ¿Se van a vender, para financiarlo en parte, las enormes parcelas del “solarón” que quedaron desiertas en subasta, y no se han querido trocear después para facilitar la operación? Recordemos que los políticos son dados decir lo que suena mejor. Zapatero prometió si ganaba las elecciones en 2004 que antes de 2008 suprimía el peaje del Huerna, y ahí sigue. Mientras le van a dar 6.300 millones de euros a la Generalitat para infraestructuras ferroviarias. En Asturias esperamos fecha para inaugurar la variante de Pajares.

Anuncian para el primer semestre de 2021, con cinco años de retraso, acabar con el “fondo de saco” del tren en León. Desde Zapatero y el ministro gallego José Blanco, el viaje de Madrid a Asturias se alargó 20 minutos. Además del turismo, que proporciona un 10% del PIB español anual, hay que ver la conectividad con regiones vecinas y el posible uso para mercancías. El área de Oporto y norte de Portugal, tradicionalmente de espaldas al noroeste español por las penillanuras de Tras-Os-Montes, alberga más de tres millones de habitantes. Sería interesante también captar tráficos para las Renault de Valladolid y Palencia por el puerto de El Musel. Lo que está claro que tener unas comunicaciones deficientes es un lastre para avanzar y competir, tanto en industria como en comercio y turismo. Enganchémonos al fin al tren europeo del siglo XXI.

Compartir el artículo

stats