Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Roda

El trumpazo

Recuerdos españoles al espectáculo del Capitolio

¿Y si todo es una campaña disfrazada de rebelión para promocionar un videojuego o una nueva serie de televisión? La verdad es que tiene todos los componentes de una noticia falsa: “Colección de frikis irrumpe violentamente en el Museo del Prado y coloca, al lado de Las Meninas, una lámina enmarcada de aquellas que decoraban las cabinas de los camioneros”, o “someten en el HUCA a la Venus de Milo a un tratamiento anticelulítico”. Pero como lo vimos en la tele y, encima, hubo muertos -y eso que no cuentan los que murieron de vergüenza viendo las noticias en su casa-, parece claro que muchos de los fans de Trump deberían pasar por la ITV, a ver si les ponen en orden las meninges…

–Y el cabreu que tien la Nancy Pelurciosi esa ye de órdagu, casi bíblicu… ¡como que lu quier capar al Trump!.

–¡Ah madre!… ¿capálu?….

–…Bueno, ella dízlo en inglés… nun fai mas que declarar en toes partes que lu va a “empichar”, y eso entiéndese bien…

–Según el mí fíu, que ta estudiando “falología” inglesa, esa palabra nun significa eso…

–¡Bah, ya me había dao cuenta!… pero si empieza a meter navaya por ahí, actu seguíu caen los acompañantes, o sea que la Depilosi sabe bien lo que quier facer…

–¿Cómo la llamaste, ho?… Al principiu dixíste “Pelurciosi”, y agora saltes con lo de “Depilosi”, y pa mi idea que el apellidu ye “Pilosi”…

–Sí, ye verdá…pero lo de “Pilosi” era anantes… desde el xaréu del Capitoliu, y como la policía que taba desaloxando a los Trumpeteros equivocóse y creyó que yera la pareja del de los cuernos de búfalu y la piel del mismu bichu, decidió que nun i vendría mal rebaxar el porcentaje de vello nel cuerpu… y una vez que lo fizo, sintióse en la necesidad de cambiar el apellidu, pa ajustálu a la realidad…

No hace falta remontarse muy atrás para encontrar en España un antecedente del espectáculo del Capitolio. Dicen que Tejero entró en el Congreso en el invierno de 1981 con la disculpa de que iba a impartir a los diputados un curso de confección y corte (de mangas) para que tuvieran un oficio del que vivir cuando las urnas les negaran el escaño, pues tenemos ejemplos mucho más recientes, como cuando se organizó un “mercadillo solidario con la revolución soviética de 1917” en torno al Congreso de los Diputados. Woody Allen decía en una película que, después de escuchar música de Wagner, le entraban unas ganas terribles de invadir Polonia: pues aquí, después de ver una película de Eisenstein, a algunos les da por asaltar el Palacio de Invierno, el Palacio de Liria o entrar a saco en la “Tienda Gourmet” de El Corte Inglés. Lo del Congreso es que les quedaba de paso, y si no se consumó fue por esas cosas que solo suceden en España…

–¡Pértigues!…¡¡pértigues a dos euros!!…

–¿Cómo diz, paisanu?

–¡Coñi, ta bien claro!… ¿aún non ve pa que toy vendiendo pértigues muy barates, ho?… ¡¡Joé!!… ¿tovía non lo pilló?… ande, voy a explicáilo: ye pa entrar nel Congresu en sin que la policía lu detenga. Usté ponse un poquiñín más allá del Hotel Palace, echa a correr con la pértiga en ristre y, cuando esté a cinco metros de les escaleres, pincha la pértiga nel suelu, salta, pasa por encima de los lleones en vuelu rasante ¡y ya ta dientro´l Congresu!…aquí tien…

–¿Voy bien por ahí?…

–¡¡Si, home, sí!!… Hala, corra un poquiñín más rápidu y… ¡clave agora!… ¡ay va Diossss!… esti zopencu pasóse, y pa mí que llegó a la caí D´Alcalá y espetóse escontra´l asfaltu…

–¡¡¡Mecagüentuputí…. madre!!!…

–¡Vaya, menos mal que cayó encima de unu del Llano del Mediu!

¿Y quién no recuerda la pacífica batalla floral que se celebró hace pocos años junto al Parlamento de Cataluña, en que, para que no se marchitaran las flores -varios de los protagonistas del evento eran acreditados ecologistas- las lanzaban con tiesto y cien kilos de tierra incluidos? Lo único que deslució un poco el espectáculo fue que varios policías se empeñaron en despejar de cabeza los tiestos, que se espetaron contra el suelo, al tiempo que la cabeza de algunos hubo que ir a buscarla a Castelldefells. Fue todo tan original que hasta Artur Mas se subió a un helicóptero para verlo bien; pero resulta muy molesto que, con la difusión que se dio a la “kermesse” norteamericana, lo de aquí haya quedado devaluado…¡con el trabajo que cuesta hacer el ridículo de forma tan completa!…

–¡Ye que tiénennos tanta envidia esos americanos que nun faen mas que copiános!

–…Ye verdá, fíu…¡si en Barcelona estaba con nosotros Belorcio, que tien mas pelu nel cuerpu que el que diba cola piel de búfalu!…

–…Y eso que tú nun viste a la mi muyer cuando el confinamientu de marzo, que nun pudo dir a depiláse en tres meses…

–…Y si hablamos de cuernos…

–…¡Eso!… y sin falta de dir a quitá-i-los al búfalu, que aquí hay cuernos como pa poner una tienda de perches ecolóxiques…

–…¿Servirá eso de reciclar los cuernos pa combatir el calentamientu global?

– (¡Señor, dame un kilu paciencia, que me apetez partí-i los focicos!)… El global, non se…el particular, seguro…¡Ay, que tarde se me fizo!… marcho, que quedé con la tu muyer en dir xuntos a lo de “Adoración Nocturna”… ¡lo que non faga uno po’l bien de la comunidá!

Compartir el artículo

stats