Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FIDEL GARCIA

Covid-19 contra el Arcipreste del Antroxu

La fiesta que no pudo ser

En esa joya de la literatura que es el “Libro del Buen Amor”, tan manoseada por la cultura genérica asfixiante, su autor, el Arcipreste de Hita, Juan Ruiz, clérigo vitalista, narra en forma épica una colosal batalla entre la austera y lúgubre Doña Cuaresma y su símbolo sardinero, y el vitalista Don Carnal, con su cerdo, él único animal del que se aprovecha todo y que tanto furor provoca en los veganos de turno. Este año, el clérigo vitalista no fue el jueves de lardero, aquí comadres, a disfrutar de los placeres inocentes, no porque no la austera doña Cuaresma se lo impidiera, sino esa otra señora letal y tétrica que es la covid-19, quien no tolera que los amantes de charangas y caretas exhiban sus atrevidos disfraces en público y en directo, con total libertad y sin cohibiciones físicas de la autoridad o del mal tiempo. Ahora todo es telemático, a distancia, sin presencia física que ha dejado en la ficción lo que en Gijón es una orgía perpetua de luz, color y ruido en los días previos al Miércoles de Ceniza.

La batalla campal que el Arcipreste relata en su joya épica, la inicia el arrogante y sanguinario Don Carnal, quien con su vitalismo hedonista y voraz se impone sin contemplaciones de ayunos y abstinencia a la Cuaresma, que espera su venganza y prepara sus estrategias austera para que el Miércoles de Ceniza le recuerde a todo el mundo que llegan tiempos de sacrifico, ayuno y abstinencia. Tiempo santo, conversión divina.

Con este simulacro retórico el genial Arcipreste del Antroxu, trata de poetizar una tendencia profunda en el ser humano: la lúdico-festiva, con la que tiende a rebelarse contra la opresión de lo que llaman normalidad, sometida a la tiranía del reloj y de los estrictos reglamentos que controlan su existencia y que anulan la creatividad y la libertad. La covid-19 está demostrando e imponiendo lo que algunos llamaba la “nueva normalidad”, que nada tiene que ver con lo que prometían, sino más bien todo lo contrario. Este año, el Carnaval real ha invernado, sólo queda el del mando a distancia y telemático.

Compartir el artículo

stats