Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Puerto verde

El concejal de Medio Ambiente dio ayer una vuelta de tuerca en su discurso favorable a un endurecimiento de los controles de la contaminación en El Musel al pedir a los dirigentes portuarios que reduzcan a la mínima expresión los tráficos de carbón en favor de una economía “verde”. Este razonamiento seguramente sea coherente con el cargo de Aurelio Martín y hasta deseable, pero peca de un voluntarismo desmedido atendiendo a la realidad de los muelles gijoneses, donde el descenso de los graneles sólidos vinculados a la siderurgia y las térmicas se está compensando con un notable incremento de los movimientos de mineral para importar y exportar, uno de los principales soportes para afrontar los pagos pendientes de la ampliación, dicho sea de paso. Abordar el asunto de la polución en las dársenas exigiendo una transformación radical del modelo de la noche a la mañana, sin plantear alternativas claras, puede estar bien como deseo e incluso enriquece el debate público. Pero que nadie se lleve a engaño: a día de hoy es irse a un extremo inviable.

Compartir el artículo

stats