Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuestro pasado astur y romano

Sobre los nombres que ha recibido Gijón en la historia: Noega, Gegionem, Xixón, pero no Gigia

Hace unas cuantas semanas se anunciaba la reanudación de las excavaciones en la Campa Torres, que llevaban paralizadas la friolera de 20 años y, casi coincidiendo en el tiempo, conocíamos el plan de usos para la antigua Tabacalera, donde va a existir una zona denominada Espacio Expositivo Gigia en la que los visitantes podrán asistir a un recorrido por la historia de nuestra ciudad.

Estamos por tanto ante un momento inmejorable para reabrir una cuestión sobre la que merece la pena hacer una reflexión colectiva; el discurso sobre el origen de Xixón, que merece una revisión posada, actualizada y adaptada a los conocimientos actuales y a los nuevos descubrimientos arqueológicos.

Sabemos que desde nuestro Ayuntamiento se ha trabajado en una ambiciosa estrategia de potenciación y conocimiento de nuestro pasado romano y, de hecho, en el plan de usos de Tabacalera, que citábamos anteriormente, se plantea un recorrido por la historia de la ciudad en el que el primer hito histórico que se propone es precisamente el Gijón romano.

No obstante, los descubrimientos arqueológicos de las últimas décadas han servido para, en buena medida, acercar posturas entre quienes defendían la práctica inexistencia de la llamada romanización y quienes proponían un origen romano en exclusividad, negando incluso la presencia prerromana en la Campa Torres. Por citar solo algunos puntos que merece la pena reseñar y en los que parece haber ya un consenso generalizado podríamos citar tres:

1) Los llamados pueblos prerromanos habitaban la Campa Torres desde cientos de años antes de la conquista romana (posiblemente también la península de Cimavilla) y la Campa era probablemente la ciudad astur de Noega. Es decir, Xixón no tiene origen romano sino pasado romano.

2) Tanto la historia como la filología han descartado que la Gigia mencionada por Ptolomeo sea nuestro Xixón; ni coinciden las coordenadas ni es posible que el nombre de nuestra ciudad provenga del topónimo Gigia desde un punto de vista etimológico. La ciudad de Gigia o Cigia estaba en la actual provincia de León, por lo que no parece tener sentido que desde las instituciones se siga utilizando este término.

3) Los astures que habitaban en Xixón antes de la conquista romana siguieron habitándolo después, adaptándose a los modos de vida y a los condicionantes impuestos por Roma, por lo que referirse a ellos por su nombre clarificaría su interpretación histórica (especialmente si hablamos del campo divulgativo), situaría su realidad en un plano sustantivo y no adjetivo, los contextualizaría y, nos atrevemos a decir, dignificaría dándoles visibilidad entre el difuso magma de lo prerromano. Es decir, la llamada de forma recurrente población romana de Xixón era realmente astur-romana, ya que estaba compuesta en su inmensa mayoría por astures o sus descendientes que fueron paulatinamente adaptándose a los usos y costumbres de los nuevos dominadores.

Así, desde nuestro punto de vista, la utilización como recurso (turístico, académico, divulgativo, educativo...) del pasado romano o, mejor dicho, astur-romano de Xixón debería ser complementario con el del pasado astur que, como hemos visto, en gran medida se entrecruza y fusiona con él. Es decir, la presencia sustantiva de lo astur en el discurso sobre nuestro origen, no como un mero apéndice o precuela de lo romano, nos ayudaría a dar coherencia y a explicar nuestra historia y, en cuanto a su transmisión al exterior, complementaría nuestra imagen en un mundo en el que cada vez se valora y se busca más la especificidad y el contexto.

Además, nos ayudaría a entender el surgimiento en el siglo VIII de una nueva realidad, la del autodenominado Reino de los Astures que no se puede explicar sin la superposición de los dos elementos anteriores, el romano y el indígena, y que, al menos por lo que hemos conocido del citado plan, es aparentemente otro de los grandes ausentes -al igual que todo el Xixón medieval- entre los hitos históricos que nos plantea el proyectado espacio expositivo de Tabacalera.

Compartir el artículo

stats