Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Raúl Suevos

Patria y vida para Cuba

Los incipientes movimientos de resistencia en el país caribeño

Una de las facetas más creativas de Fidel Castro era la formulación de eslóganes. Su narcisismo mastodóntico y un imparable magnetismo para las masas brillaban igualmente. Estos detalles ya descollaban en su juventud en el jesuita colegio de Belén, ahora Politécnica militar, donde mantienen como santuario su habitación. Después se bregaría en la universidad cubana, empezando como pistolero de partidos extremistas para, una vez señalado por la diosa fortuna, alcanzar el Olimpo de la progresía mundial, eso que se conoce como “gauche caviar”. Por el camino quedaría una larga historia de miseria para un pueblo, que llega hasta hoy, y que el gran manipulador vendió al mundo envuelta en un papel de colores con la etiqueta “revolución”.

Una de las consignas más antiguas de Fidel estaba en su “patria o muerte, venceremos”, repetida hasta la extenuación, cerraba discursos y cubría enormes carteles por toda la isla y, sobre todo, ahogaba cualquier tipo de opinión mínimamente contraria a la revolución, es decir, a Fidel o, ahora, a Raúl. Bajo ella se condenó a morir fuera de la patria a todo tipo de disidentes, como Reinaldo Arenas, Bebo Valdés, Celia Cruz, o Cabrera Infante, entre otros. Con ella, y con inconfesables agasajos cada vez que visitaban la isla, se encandiló a notorios comunicadores, escritores o músicos, que no han tenido reparo en vender y defender la cárcel cubana como paraíso de libertad, y que hoy callan.

La situación en la isla es tan penosa, agotada la vaca venezolana y con el grifo turístico prácticamente seco, que son las remesas de la diáspora cubana las que mantienen con un hilo de vida su economía. La tensión interna es tan fuerte que comienzan a darse situaciones antes impensables pese al acoso de las fuerzas policiales a todo lo que huela a disidencia. Se vio con el asalto a la sede del Movimiento San Isidro, respondido por todo tipo de artistas con una sentada ante el ministerio de cultura. Y se ve ahora con el escarnio que unos conocidos músicos le han hecho al “patria o muerte” fidelista.

“Gente de Zona” es un dúo que alcanzó fama mundial con su “bailando” de la mano de Enrique Iglesias, y Yotuel Romero es un rapero, popular también en España. Conjuntamente ha creado una canción, “Patria y vida” que evidencia el nivel de sufrimiento y hartazgo que padecen los cubanos, algo que solo solucionará un cambio de régimen. El “temazo” ha supuesto un terremoto allá, con todo el aparato gubernamental y del partido lanzado contra ellos de forma desaforada, lo que ayuda a multiplicar el efecto taumatúrgico de la canción. Quizás esto sea el principio de algo. Ojalá.

Compartir el artículo

stats