Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iván Pérez del Río

La reunificación de la derecha

Sobre el proceso electoral abierto en Madrid tras las mociones

Últimamente, entre moción y moción de censura, se habla mucho de la más que necesaria reunificación del centro derecha. En realidad es la única vía para ganar, de manera holgada, unas elecciones generales.

Próximamente habrá elecciones en Madrid y todo indica, hasta el CIS, que Ayuso ganará las elecciones. Se comenta que la plaza de Madrid es la antesala de esa reunificación. Sin embargo preocupa que a pesar del tirón de Ayuso, Vox siga creciendo o manteniéndose. No es un buen augurio para esa reunificación. Estoy seguro que un buen porcentaje de votos que irán a Ayuso el 4 de mayo, irán a Abascal en las Generales.

Creo que lo que más penaliza el electorado son los vaivenes. El movimiento ultrasónico de Ciudadanos en función del viento o de la última “pedrada” de algún que otro gurú amateur, ha tenido su fuerte penalización en las urnas, y será el motivo central de su desaparición. La gente busca mensajes claros y repetidos en el tiempo con constancia y firmeza. El electorado quiere que se hable de sus necesidades y se aporten soluciones -incluso aunque a veces no sean políticamente correctas-. Los ciudadanos valoran una gestión cercana pero práctica, que reporte beneficios inmediatos, y valiente. Ayuso, contra todo pronóstico, representa todo eso, gracias en parte al gran equipo del que ha sabido rodearse. Ayuso ganará y no le penalizará tampoco decir que querría contar con Vox en el Gobierno de Madrid.

Ayuso y su asesor saben que el PP gana por la derecha. Que el “centro” de Ciudadanos no deja de ser eso, derecha. ¿Para qué disfrazar el discurso en busca de aquel que nunca va a votar al PP? Hasta el indeciso no es centro, y cuando se decide lo hace por izquierda o derecha. Ayuso recibirá muchos votos agradecidos de emprendedores pequeños que han sido salvados con sus políticas, pero no ganará gracias a ellos sino a la derecha.

Quizás los que siempre creímos y defendimos un centro, estábamos equivocados. Incluso en el más “centrista” siempre hay una inclinación hacia políticas conservadoras o de izquierdas. Ni PSOE ni PP son centro. El auge de los peligrosos populismos, a izquierda y derecha, se ha beneficiado de un discurso centrista y “bienqueda” carente de convicciones y de evidencias.

Hay una cuestión que tendremos que resolver próximamente: ¿Sánchez vs Abascal? o ¿Sánchez vs Casado? Todo depende del PP: reunificar desde la calle o desde un despacho absorbiendo a los “últimos de Ciudadanos” que no aportan ni un solo voto.

Compartir el artículo

stats