Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Once años de Patti Smith en la Laboral

En la relación de los supuestos grandes conciertos de rock (y sus fusiones) de músicos extranjeros celebrados en Asturies nunca se cita el de Patti Smith en el teatro de la Laboral el 28 de marzo de 2010. La lista la copan, es fácil de intuir, grupos como los “Rolling Stones”, “U2”, “Dire Straits”, “R.E.M” o artistas como Bruce Springsteen, Bowie, Joe Cocker, Tina Turner, Elton John, Prince, Michel Jackson… y el largo etcétera que cada cual quiera poner. Es verdad que, en materia de gustos, y sobre manera musicales, y en contra de lo que diga el dicho, ya está todo escrito. Me explico, ciertos grupos e intérpretes han alcanzado tal estatus que es muy difícil que la celebración de un concierto suyo en Asturies no levante una gran expectativa que se materialice en una asistencia masiva de público y la consiguiente buena crítica, o al menos no muy negativa, del mismo. No obstante, siempre me ha llamado la atención, por poner un ejemplo, que mientras miles de personas se agolpan para ver a Bruce, otros músicos de su coordenada estilística y que también nos visitan como Willie Nile o Elliot Murphy (en este último caso con la excepción de su concierto de Sama de Llangréu de 1985 y un poco los de La Mar de Ruido) no reúnan más allá de unos cuantos centenares de devotos.

En el caso de Patti Smith esos devotos no llegamos a algo más de setecientos, bastante llamativo si tenemos en cuenta la gran cultura rock de Asturies y que el teatro de la Laboral tiene capacidad para 1250 personas. Y más llamativo aún si tenemos en cuenta que estamos ante una de las grandes cantantes y compositoras de la historia del rock de todos los tiempos, cuyo primer disco de 1975 Horses tiene el respaldo unánime de toda la crítica como una de las obras maestras de este género. Sin olvidarnos por supuesto de su posterior carrera discográfica de la que se pueden rescatar un buen puñado de excelentes elepés.

Los motivos (que por otra parte considero no excusables) por los que el concierto de Patti Smith no tuvo el tan cacareado “sold out” tal vez haya que buscarlos en el formato del mismo y no en el espacio donde se celebraba, ya que el teatro ya había albergado otras actuaciones de rock con lleno total y público más que entregado. Y es que el concierto de Patti se enmarcaba en la sexta edición del denominado Festival de Spoken Word, formato al que muchos artistas se arrimaron más por oportunismo y necesidad que por convicción. No fue el caso de Patti, pionera en la fusión de rock y poesía junto a su fiel compañero Lenny Kaye desde principios de los setenta del XX. Así pues, al personal rockero de Asturies lo de ir a oír a Patti recitar poesía, y de paso también algunos de sus temas clásicos, no les pareció un buen plan. Tal vez alguno de ellos piense que con instrumentos acústicos no se pueden hacer buenos conciertos de rock, craso error.

Si el respaldo del público asturiano no fue el deseado para lo que finalmente se pudo ver, oír y disfrutar en la Laboral, las crónicas de la prensa generalista asturiana que se hicieron sobre el concierto sí estuvieron a la altura de lo acontecido. Por lo que se refiere a este periódico, Chus Neira hacía una veraz y espléndida descripción del concierto de Patti Smith acompañada en esta ocasión por el ya nombrado Lenny Kaye a la guitarra y Tony Shanahan al piano y a la guitarra también. Tal como el citado periodista encabezaba su artículo, la tarde-noche del 28 de marzo de 2010 Patti Smtih sublevó a la Laboral en una incendiaria intervención en la que conjugó la lectura de poemas de Lorca y narrativa de Bolaño además de tocar algunos de sus temas más emblemáticos como “People have the power”, “Pissing in a river” o “Because the night”, entre otros.

Por otro lado, no está de más recordar que esta fue la época en la que en la Laboral, con independencia de los claroscuros sobre su gestión, junto a Patti Smith, y en lo que concierne a la música, se pudo disfrutar de una serie de actuaciones más que resaltables y que tampoco suelen aparecer en la lista de los grandes acontecimientos musicales ni de Xixón ni de Asturies pero que sí lo fueron. ¿Alguien se acuerda de la YMO, Anne Clarck o Tom Ze?, que, por cierto, tampoco llenaron.

El pasado año Coque Malla, antes y durante su concierto (de los últimos de la época prepandemia) en la Laboral, que sí consiguió el “sold out”, recordaba el de Patti Smith en este teatro como uno de los mejores que había visto en su vida. No creo que exagerase (de hecho, no lo necesitaba para conseguir atraer público o quedar bien con él) sino que lo hacía plenamente convencido, y es que más allá de listas, filias, fobias e intereses puros y no tanto, el concierto de Patti Smith, por suerte, debe ser reconocido como de lo mejor que se haya podido ver y oír en Asturies dentro del campo de rock, tanto para quienes estuvimos allí como para la historia en general de este tipo de acontecimientos en la región. Indudablemente, y como ya comenté al principio, cada uno puede completar la lista con los conciertos que quiera, pero el de Patti ha sido sin duda uno de los grandes de los celebrados en Asturies, decir lo contrario no sólo sería injusto, sino que se faltaría a la verdad. Y por supuesto habrá que mantenerse expectantes, crisis sanitaria de por medio, a otros que vendrán a acompañarle, aunque sean ajenos a los cantos de sirenas de los grandes fastos. Todo sea por el rock o el rock and roll según los gustos.

Compartir el artículo

stats