Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paco G. Redondo

Covid y balas

A falta de revulsivos, crispación y boicots

Según la actualización a 1 de enero de 2021 del censo nacional del INE, las dos primeras décadas de este siglo han dejado a Asturias sin más de 136.000 jóvenes de 20 a 39 años, sin cuatro de cada diez residentes de estas edades. La tendencia se acentuó con la crisis económica y alza del desempleo de 2008 a 2012, cuando los de Zapatero decían en tiempos preelectorales que hablar de prevenirla era de “antipatriotas”. Y ahora tenemos un nuevo embate, el provocado por el covid en 2020 y 21 y su entorno de mala gestión. El desastre demográfico golpea al noroeste español, y dentro de él Asturias lidera los peores datos. Una Asturias con muchos impuestos y subsidios y pocos empleos productivos, y menos para los jóvenes. A la espera de las millonadas europeas.

En estos días hemos entrado en una vorágine de crispación. Las cartas con balas dentro para amenazar a Pablo Iglesias, Marlaska y Gámez, que en vez de a sus domicilios son enviadas a una sede de la policía, y se parecen a episodios sucedidos en Venezuela para criminalizar a la oposición democrática, y otra similar dirigida a Ayuso, ya sea por efecto llamada de un extremista del otro bando, o del suyo propio que piense que aquellos se las auto enviaron para su relato fascismo o democracia, nos pone en un escenario bochornoso, cual si la rivalidad electoral fuera cosa de enemigos y trincheras. Poco que ver con la España de la reconciliación nacional, recuperación de las libertades, transición democrática, concordia y Constitución consensuada de los años 70 que ahora quieren dilapidar izquierdistas y separatistas para montarse sus feudos y chiringuitos.

Veremos el martes 4 de mayo con qué resultados, si aciertan los sondeos que prevén una gran subida de Ayuso, siguiendo Más Madrid y Vox, la desaparición de Cs, bajada del PSOE y última posición parlamentaria para Podemos de Pablo Iglesias. Lo que deberían hacer es estar hablando de sus programas electorales para mejorar Madrid los próximos dos o cuatro años, y menos demonizar, acosar e incluso agredir a los rivales con sobreactuaciones y descalificaciones de hace 90 años. Madrid se ha convertido en un motor económico español, otros eran el turismo mediterráneo y la exportación de vehículos, y la principal contribuyente a la caja común, que incluye infraestructuras, Seguridad Social y pensiones. Si gripan Madrid y lastran Asturias quedaremos como paraíso verde, con lobos, casi despoblado. Eso sí, diciendo Uvieu, todos, todas y todes.

Compartir el artículo

stats