Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Miguel Piñera

Otra historia local

Luis Miguel Piñera

Vendedores de biblias

George Borrow estuvo en Gijón el 26 de septiembre de 1837. Viajaba por España difundiendo el Nuevo Testamento y lo contó en su libro “La Biblia en España”. Le siguieron otros no pocos vendedores ambulantes de biblias. Ya en el siglo XX, en septiembre de 1918, uno de ellos fue detenido. Se llamaba el vendedor Bernardino González Rodríguez y el diario “El Noroeste” de 19 de septiembre de 1918 protestaba y hablaba de que ese era otro caso de intolerancia, “hace muchos años que ya circula libremente por toda la nación esta Biblia escrita con arreglo a la versión luterana”. A Bernardino González se le dejó en libertad provisional tras 18 días en la cárcel de El Coto, pero tuvo que pagar unas cuantas pesetas de fianza.

Nos resulta bien llamativa una carta al director que un mes antes había publicado el mismo periódico, fue el 28 de agosto de 1918. La firmaba un ex presbítero que había sido sacerdote en Gijón pero que había apostatado “por mis ideas universales y de libre examen”. Decía Vicente González Martínez, que así se llamaba el apóstata: “Esas ideas son las preconizadas por casi todos los hombres cultos y que defienden las escuelas protestantes y socialistas a las que pertenezco desde mayo de 1907, y que juzgo incompatibles con el catolicismo romano al cual renuncié”.

Esto que sigue lo leemos en el expediente número 443 del año 1926, conservado en el Archivo Municipal de Gijón: “Desde hace tiempo elementos extranjeros vienen intentando de modo público, en Gijón, unas campañas protestantes para las que se valen de la propaganda oral y de hojas y libros en los que escarnecen los dogmas de la religión católica, especialmente el respeto a la Santísima Virgen María”.

Más reciente. Diario “Voluntad” del 28 de diciembre de 1952: “Dos luteranos alemanes presos en El Coto, Kart Wilson y Gerhard Gotéese ambos de 25 años, se convierten al catolicismo. Abjuraron de los errores luteranos para administrarles luego el bautismo, la absolución de censuras y la comunión”.

Compartir el artículo

stats