Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Canellada

El Cogollu

Fernando Canellada

Tonda

Un médico gijonés en las fronteras con Burundi en su corazón

Con lágrimas y cantos en kirundi llega la noticia de la muerte de Tonda, “el muganga usungu”, el médico blanco. Un tristísimo acontecimiento. Se ha ido con 62 años un tipo humano digno de admiración que practicó la ciencia médica en las fronteras a las que invita a salir el papa Francisco.

Manos Unidas propició nuestro encuentro en Bujumbura, en 2016. José Luis Fernández Tonda, “vice Dios” para miles de africanos, después de pasar por Congo, Zaire, Argentina y Guatemala, era entonces coordinador de los Sistemas de Salud de los Grandes Lagos, en Burundi y Ruanda. Formaba en gestión sanitaria a jóvenes generaciones de hutus y tutsis. Resultó un providencial encuentro en la noche burundesa, a orillas del lago Tanganika, tras una jornada con cientos de kilómetros de selvas. Irradiaba cordialidad y cercanía. Tonda impresionaba por su serenidad y su salud moral en aquel territorio de infinita pobreza, donde había ganado el aprecio y el reconocimiento de todos, como acreditaba una distinción oficial del Gobierno de la República. Era un gran hombre, bueno, íntegro e incansable, con una humanidad sin límites. Lleno de energía, al escucharle demostraba de que pasta estaba hecho. No le gustaban los desafíos fáciles. Burundi le había clavado una espina que hacía que no se rindiese nunca. Salió cuando peligraba su vida y la de su familia y regresó con fe, ánimo y tenacidad. Su rostro de hombre generoso se iluminaba al repasar su vida.

Formaba una pareja admirable con Ángela Huergo y con sus hijos, una familia ejemplar. Conllevó la emigración con las raíces en Gijón y el espíritu en todas partes. Tantas que desde que el recordado Luis Legaspi lo fichó en 1984 para el Hospital Asturias de Ntita, nunca se había planteado volver a España.

En tiempos de desmoralización y crisis de valores, el doctor gijonés José Luis Fernández Tonda, luchador infatigable por un mundo más justo, queda para la eternidad como ejemplo de entrega a los más pobres.

Compartir el artículo

stats