Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paco G. Redondo

¿Espejismos?

Verano entre indultos, IVA de la luz y mascarillas

Llega un nuevo verano, marcado por el indulto del gobierno a los independentistas unilaterales condenados por sedición y malversación, la rebaja parcial y temporal del IVA de la luz, y la retirada de las mascarillas al aire libre. Los indultos políticos en la historia no suelen salir bien, pues transmiten idea de impunidad. José Sanjurjo dio un golpe de estado derechista contra la II República en 1932, condenado a cadena perpetua fue indultado por el gobierno de Lerroux y en julio de 1936 era el líder de otra sublevación. Lluis Companys (ERC) dio un golpe de estado separatista en 1934, condenado a 30 años de cárcel, amnistiado entre la primera y segunda vuelta de las elecciones de 1936. Brutal represión en Cataluña durante la guerra civil contra los de derechas. ¿Estado de Derecho y concordia? O Hugo Chávez, golpe en 1992 contra el gobierno democrático venezolano, indultado en 1994, monta un régimen autocrático.

El tema de la rebaja del IVA de la luz del 21 al 10% en determinados casos hasta final de año, puede ser solo un parche coyuntural si no se atajan las razones causantes de su enorme subida estructural en los últimos años. Siendo la mayor parte del precio debido a regulaciones políticas e impuestos y no al coste de producción energética, solo puede deberse a la falta de competencia entre compañías eléctricas –cuando hay oligopolio en vez de mercado los precios suben- y/o una regulación que antepone los criterios partidistas a los económicos, por ejemplo, ser los primeros en descarbonización cuando China continental, principal contaminadora, acaba de posponer la suya hasta 2060. ¿Qué adelantamos en ser líderes contra el carbón, petróleo, gas natural y nuclear a la vez?

Respecto a las mascarillas, la situación actual parece más controlada por el avance de la vacunación, pero no debemos confiarnos y descuidar la precaución. El verano pasado se cantó victoria antes de tiempo y en otoño vino la segunda ola. Primero porque las vacunas, eficaces entre un 70 y un 90% ante el primer coronavirus, no sabemos cuánta eficacia pierden ante las nuevas cepas brasileña, sudafricana o india o las que puedan surgir, y la india ya está campando a sus anchas en el Reino Unido. Y segundo porque una cosa es prescindir de ellas en la terraza de una cafetería al aire libre con 1,5 metros entre mesas, y otra juntarse 50.000 personas en un estadio, o compartir botellón los jóvenes. Prudentes sí; ingenuos, no. No hay que vender la piel del oso antes de cazarlo.

Compartir el artículo

stats