Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Visita ministerial

La visita de Yolanda Díaz a Gijón no sirvió ayer para despejar ninguna de las dos incógnitas que la rodean como figura emergente de la izquierda. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo demostró, primero a pie de calle y después en un dinámico coloquio en la “Semana negra”, que tiene el don de gentes que le atribuyen los índices de popularidad de las encuestas porque es capaz de hacerse fotos sonriente hasta con los manifestantes. Y también se mostró partidaria de debatir sin etiquetar, virtud que escasea en la vida pública. Pero no aclaró qué va a hacer con la reforma laboral (se limitó a asegurar que tiene un pacto con Europa, que es como no decir nada) ni qué papel quiere jugar en Unidas Podemos. Avisó de que iba a “ejercer de gallega” ante las preguntas. Y así fue.

Compartir el artículo

stats