Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Moriyón

Apasionado por Gijón

Gijónés hasta la médula, familiar entregado y amigo leal. Con estos tres adjetivos recordaremos siempre a Alfonso Peláez quienes hemos tenido la fortuna de conocerle, de disfrutar de su compañía, de su conversación siempre inteligente y entretenida y de sus conocimientos sobre la ciudad que todos tenemos por nuestra, Gijón. Se ha ido demasiado pronto, pero nos queda su legado literario para seguir observando las calles, los rincones y las gentes de Gijón a través de sus ojos, con la mirada de un hombre apasionado por la tierra que le vio nacer, un sentimiento que contagiaba y que perdurará eternamente. Gracias por todo, Alfonso.

Compartir el artículo

stats