Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Miguel Piñera

Otra historia local

Luis Miguel Piñera

Enterrados vivos

Los espectáculos de los faquires Kammamuri y Campoy en Gijón

En el verano de 1932 estuvo en Gijón el faquir Campoy. Se enterró dentro de un ataúd en la arena de la playa de San Lorenzo, y allí estuvo un tiempo “en estado de catalepsia”. Otro faquir de nombre Kammamuri visitó la ciudad en abril de 1933 y lo hizo para actuar en el Cinema Asturias, en El Natahoyo, el local que luego fue Cine Natahoyo. Decía la publicidad que el mago era “un hombre enigma, descendiente de la tribu india de los yaquis” y que presentaba su célebre guillotina.

Este Kammamuri en realidad no era indio, era portugués, y el nombre artístico lo había tomado de “Los piratas de Malasia” de Emilio Salgari. En El Natahoyo no se enterró durante horas (que era una de sus habilidades) sino que hizo otras cosas también habituales en él: caminar sobre brasas, tragar sables “con dirección al cerebro”, cortar con los dientes trozos de hierro… A Gijón, a El Natahoyo, venía precedido de la fama que había conseguido al enterrarse anteriormente en varias ciudades de España; además en el Circo Price, de Madrid, había permanecido unas cuantas horas crucificado. En otras ciudades se había enterrado durante horas pero no en solitario sino con una pantera viva. Por ejemplo, en Cáceres lo hizo en arena de la plaza de toros y allí permanecieron ocultos, “dentro del féretro el derviche y la pantera viva”, durante la corrida.

Otro artista similar, pero anterior a Kammamuri y Campoy, fue Eduardo Arcos Puch, un “ayunador” que estuvo (no enterrado sino encerrado) en una urna transparente en el antiguo teatro Jovellanos durante nueve días teóricamente sin haber salido en ningún momento de esa urna lacrada, y sin poder comer ni beber. Este Eduardo Arcos se hacía llamar Fantomas. El 20 de julio de 1919 Fantomas salió de la urna ante un numerosos gijoneses y gijonesas como si nada. Eso sí “El Noroeste” apuntaba que salió un poco desorientado y, “apoyado en su ayudante, fue socorrido por la Cruz Roja”.

Compartir el artículo

stats