Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jaime Torner

Cuestionada justificación de una subvención pública

Recientemente, surgía la noticia de que el Ministerio de Cultura destinará 1.000.000 euros de los fondos europeos en viajes al extranjero para 100 autores literarios; con el fin de que, mediante la movilidad internacional, conozcan otras culturas con distintas corrientes de pensamiento para fomentar su crecimiento personal y creatividad literaria. Los criterios de selección en esta convocatoria incluyen: a) Trayectoria profesional y formación del solicitante; b) Calidad del proyecto presentado y c) Existencia (o no) de cofinanciación en el lugar donde se efectúe la estancia. Posteriormente, los premiados podrán acudir al destino concedido, percibiendo 5.000 euros mensuales (durante dos meses máximo) a lo largo del periodo entre el 15 diciembre de 2021 y el 31 de diciembre de 2022. Comentada la noticia, deseo efectuar diversas consideraciones al respecto:

En primer lugar, procede cuestionar si este tipo de subvención está justificada en plena pandemia del covid19, con la crisis económica que ha generado ERTEs con presuntos incumplimientos o, peor, EREs que engrosan la tasa de desempleo. En dicho sentido,

considero una enorme frivolidad destinar un solo euro para fomentar semejante tipo de subvenciones cuando hay muchas familias españolas sufriendo precariedad económica.

En segundo lugar, a priori, analizando el perfil de los candidatos a subvención, parece implícito que se descartan autores noveles desconocidos (como en las becas Erasmus) dado que se solicitan datos de la trayectoria profesional del solicitante. Además, estas subvenciones están dotadas con 5.000 euros mensuales; lo cual sugiere que los beneficiarios serán, presuntamente, escritores de cierto conocido prestigio.

En tercer lugar, preocupa que el objetivo de la estancia en el extranjero (fomentar la creatividad literaria del escritor) se consiga conociendo las diversas “corrientes de pensamiento mundial” si, luego, ello repercute en su modo de transmitir cultura; algo propio de las “tesis globalizadoras” que actualmente parecen adueñarse de nuestro horizonte cultural: Evidentemente, un autor consolidado puede escribir con idéntica excelencia y creatividad literaria en España o en el extranjero.

Finalmente, parece probable que esas subvenciones pretendan justificar la línea de actuación del Ministerio de Cultura, dirigido por el catalán Miquel Iceta. Dado que los objetivos del Ministerio de Cultura y de Educación deben ser convergentes, me pregunto: ¿No podía dedicarse esta partida presupuestaria a contratar más personal docente en los colegios e institutos públicos para afrontar la docencia presencial de este curso con mayores garantías? Personalmente, así lo creo.

En definitiva, lejos de parecerme justificadas semejantes subvenciones al mundillo

cultural durante la actual crisis sanitaria y económica, pienso que se encaminan a inducir el agradecimiento de sus beneficiarios al organismo oficial que las concede; el cual, en justa reciprocidad, podría pretender que su gestión política sea tratada con mayor benevolencia de la que realmente se merece.

Compartir el artículo

stats