Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FIDEL GARCIA

La gran perdonanza

Sobre los 1.200 años de la catedral

Nuestra Santa Iglesia Catedral, mucho más que un maravilloso museo artístico, celebra este año 2021 el 1.200.º aniversario de su consagración como casa de Dios y Puerta del Cielo del pueblo cristiano que camina en Asturias, efemérides que ha celebrado este año con gran despliegue litúrgico y evangelizador. Desde la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz (día 14) hasta la festividad litúgica del evangelista San Mateo, (día 21) el recaudador de impuestos para los romanos, llamado por Cristo para ser su apóstol pese a las criticas reaccionarias de los hipócritas de turno, que acusaban al Maestro de festejar banquetes con publicanos y pecadores (además de ser autor del primer Evangelio, que tanto interés ha despertado en diferentes artistas: cineastas como el gran Passolini con su película audaz y provocativa “El Evangelio según San Mateo” o como el gran Juan Sebastián Bach, con su grandiosa “Pasión según San Mateo”, considerada por muchos, junto la “Misa de Réquiem” de Mozart, cimas de la música culta). Como preparación a la festividad de San Mateo, la Santa Iglesia Catedral ha brillado con todo su esplendor. Pocas veces se pueden contemplar actos litúrgicos como la gran Perdonanza, en la que todas las artes, desde la música hasta la oratoria, la pintura, arquitectura y escultura están al servicio de la AMDG, que diría San Ignacio de Loyola en su centenario de la conversión. Miles de asturianos, españoles y turistas extranjeros han participado en los sagrados ritos penitenciales. Como decía un sacerdote famoso por recibir un paraguazo de un psicópata, no por ser el descubridor de una Galaxia, la SMNR: “Nunca me he sentido tan sacerdote como cuando los fieles se acercaban a mi confesionario para pedirme la absolución de sus faltas y pecados”. La elocuencia del púlpito, como decía Jovellanos en su “Tratado de Retórica”, brilló a gran altura con los obispos asturianos, como Juan Antonio Martínez Camino o el recordado Monseñor Atilano, así como el prepresidente de la Conferencia Episcopal Española, Cardenal Omeya, y otras prelados de la archidiócesis de Oviedo. Todo implementado con la exposición para la contemplación y veneración de los fieles y curiosos de la joya de la Pasión: el Santo Sudario.

Compartir el artículo

stats