Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FIDEL GARCIA

La Hispanidad en tiempos de covid

Una reflexión sobre la aportación cultural, política, económica y social de España

Si alguien se propuso con posicionamientos sólidos y convincentes defender la noble y grandiosa idea de la Hispanidad, ese mérito le corresponde a Ramiro Maeztu. Hoy como en su tiempo no faltan los detractores que la atacan sin más argumentos que el desprecio o el cinismo. En la actualidad, se cuestiona toda la historia de esa gran nación que es España y sus granes epopeyas, especialmente su gran legado en Hispanoamérica y Filipinas, incluidos los EE UU (religión, idioma, cultura, universidades, colegios...). Por eso, es más necesario que nunca volver a analizar las ideas del autor de la Defensa de Hispanidad, atacada hoy por las leyendas negras contra España que tanta influencia tienen aún en las universidades e institutos españoles y en lo políticamente correcto, repetidas con mimetismo sectario y mentiroso. Rubén Darío, el gran poeta de la Hispanidad, exaltó los ideales hispánicos cuando cantó: a la América ingenua que tiene sangre indígena, que aún reza a Jesucristo y aún habla en español”.

Para Ramiro Maeztu, la gran crisis de la España de su tiempo, como sucede hoy, no está en querer experimentar las ideas del liberalismo y del socialcomunismo populista, que prometen el paraíso en la tierra, sino el haber abandonado las raíces cristianas sin las cuales no se pueden comprender lo que es España. Como escribía Maeztu: “A esta España que ahora vive como si estuviera de más en el mundo y no es sino un sombra de gran nación, sólo le puede volver los grandes ideales actualizados a los tiempos tan complicados y difíciles cuyos síntomas más dolorosos son el terrorismo y el independentismo. El alma del hombre como las naciones necesitan perspectivas infinitas hasta para resignarse a las limitaciones cotidianas”. El Pilar de Zaragoza es hoy el referente más meridiano del hispanismo religioso-histórico. La covid-19 está poniendo más en evidencia que sólo solidaridad y el estar unidos en lo esencial, el bien común, podemos superar esta dura prueba, porque o salimos todos juntos o no salimos y mucho menos unos contra otros, como desgracia para todos estamos viendo. Nuestra Señora del Pilar es una gran esperanza en tiempos confusión y angustia colectiva, como son los actuales.

Compartir el artículo

stats