Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Ortea

Varadero de Fomento

Alejandro Ortea

Exceso de voltaje

Una corporación local ya sin arreglo posible y paralizada hasta las próximas elecciones

Los del Podemos menguante presentan en esta villa marinera –y podemos decir que en la provincia toda– una peculiaridad, el tener corriente, es decir, estar infiltrados por el sindicato CSI: la “Corriente” que tanto abusó de la violencia en el pasado reciente. Una de las características de este digamos sindicato por no encontrar mejor definición es su odio africano al PSOE ya desde sus inicios, aunque fueran los buenos oficios de la agrupación socialista gijonesa quienes lograran sacar con antelación de la cárcel a sus destacados dirigentes Cándido y Morala, siendo Paz F. Felgueroso alcaldesa de Gijón y responsable político de la agrupación José Manuel Sariego. Esa irracional aversión la transmitieron los corrientistas al podemismo local y hasta al provincial. En esta clave, por ejemplo, tenemos que interpretar que la ministra Ione Belarra, desde la dirección podemita de Madrid pusiera a la “demoiselle” diputada, Sofía F. Castañón, a competir con Daniel Ripa por el mando regional de la formación y lograr cortocicuitar la conexión por la que fluye lo que la jefatura nacional de Podemos considera un exceso de flujo en la periférica provincia asturiana.

No es que, en general, exista una relación de confianza entre PSOE y Podemos, a pesar de su gobierno de coalición. A la vista está. Los extremistas por babor no son un socio fiable para la socialdemocracia española, pero a la fuerza ahorcan y en nuestra villa y concejo no iba a ser menos. Ahí están las ordenanzas fiscales como ejemplo para demostrar las malas vibraciones existentes entre unos y otros y la explicación de que, para sacarlas adelante, la gentil dama de Carbayonia haya tirado del plan B y hecho de tripas corazón para pactar con Ciudadanos un apaño de última hora. De momento, los de Cs, tan encantados de la vida que ya se han apresurado a ofrecerse para repetir jugada y apañar otro arreglillo con los presupuestos.

Por cierto, en el cuerpo de bomberos los de la Corriente tienen una cierta influencia y ya han reivindicado que se dedique a su negociado mayor presupuesto en detrimento de otros departamentos porque son “un servicio esencial”. El anuncio lo hizo un sindicalista de CSI en la sala de prensa municipal, invitados por una concejala de Podemos y en presencia del inefable Daniel Ripa el de Jaca: primarias podemitas en sede municipal para que se note bien quién es quién y dejar bien explícita la conexión entre la facción del oscense y los sindicalistas de la Corriente.

Así estamos; un poco pronto para que las próximas elecciones locales zurzan los muchos rotos que ya presenta una corporación en acelerada descomposición y generalizado desentendimiento de los asuntos que sólo acarreará más paralización de la vida municipal.

Compartir el artículo

stats