Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Isabel Menéndez Benavente

Tormenta de ideas

Isabel Menéndez Benavente

Patria y vida

El grito de una juventud cubana que ya no admite mordazas

Hace 60 años, un joven revolucionario rescató a su patria de las garras de un dictador al grito de “Patria o muerte”. La revolución triunfa, y Fidel Castro promete igualdad, reparto de bienes y justicia social, llevando la esperanza a un pueblo que estaba sometido a los caprichos de Batista, con Cuba convertida en una isla esclava de los yankis que han sido desde entonces los enemigos acérrimos de los revolucionarios.

Son los mismos revolucionarios que, con el transcurrir de los años, llevan a la patria a la pobreza y la represión más absoluta. La crisis económica y política deja al país al borde de la quiebra, los cubanos comienzan a despertar del letargo, del sueño de libertad que se convirtió por obra y gracia del comunismo más extremo en una pesadilla. Aquellos que se alzan contra el régimen heredero de Fidel salen a la calle, y la revolución ahora tiene compases de rap, de música, de vida.

En los Grammy latinos triunfa la canción “Patria y vida”, compuesta por un grupo de jóvenes cantantes y compositores, que como hace 60 años, están también llevando a cabo una revolución. Esta vez la revolución de la libertad, esa que no existe en la isla, la que el gobierno cubano le roba a uno de los compositores de esa canción. El rapero, Maykel Castillo, el Osorbo, uno de los autores de la canción que se alza con los premios, no pudo disfrutar del triunfo de su protesta con su canción, porque está encarcelado desde mayo en una prisión de máxima seguridad.

Su canción ha sido un himno coreado por miles de gargantas en la tormenta perfecta que se organizó el 11 de julio. Ese día “Patria y vida” se transformó en un grito de guerra, cuando Cuba vivió las manifestaciones más multitudinarias que se han visto, en las que los cubanos protestaron por la pobreza en la que les ha sumido este gobierno, por la falta de alimentos, de medicinas, la falta en fin de libertad. “Patria y vida” se ha convertido en un himno contra el totalitarismo, contra el comunismo que cercena cualquier atisbo de pensamiento independiente, que corta, que encadena, que mantiene a 600 presos políticos despreciando cualquier defensa de los derechos humanos.

“No más mentiras, mi pueblo pide libertad, no más doctrinas, ya no gritemos patria o muerte, sino patria y vida. Y empezar a construir lo que soñamos, lo que destruyeron sus manos. Que no siga corriendo la sangre por pensar diferente, ¿quién dijo que Cuba es de ustedes? Si mi Cuba es de toda mi gente”… La revolución está aquí, en sus voces, en sus gritos, en la juventud que no admite mordazas que quieren una patria y una vida en libertad. Aprendamos de ellos.

Compartir el artículo

stats