Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Churras con merinas

El inicio del proceso por parte del Ministerio de Cultura para que el belenismo español sea declarado patrimonio inmaterial, como paso previo a optar a Patrimonio de la Humanidad por la Unesco junto al de otros países europeos, es una excelente nueva para Gijón porque la asociación dedicada a estos menesteres en la ciudad es una de las más activas a nivel nacional. Y constata que, al margen de creencias y opiniones particulares, la instalación y contemplación de nacimientos constituye un ejercicio cultural con arraigo y proyección. La decisión del Gobierno, que no es dudoso de atentar contra la aconfesionalidad del Estado, debería zanjar tentaciones como las de aquel exconcejal al que se le pasó por la cabeza prohibir el nacimiento del Antiguo Instituto, confundiendo churras con merinas.

Compartir el artículo

stats