Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Miguel Piñera

Otra historia local

Luis Miguel Piñera

Historiador

Calles sin memoria

Las vías gijonesas por nombrar o sin placas

En Gijón, en cuestiones del callejero, pasan cosas raras. Hace cuatro años, el Ayuntamiento aprobó dar el nombre de “Pasaje de Cándido González Cuervo (Maestro de Obras)” a la pequeña vía peatonal anexa al Museo Barjola. El pasaje ahí está, pero sin la placa callejera con el nombre de don Cándido. Más curioso resulta el caso de la calle de los Hermanos Ceinos. En enero de 2015, se aprobó reconocer su gijonismo dando a una vía de la ciudad su nombre, “por su gracejo gijonés y porque sus irrepetibles estampas forman parte de la intrahistoria gijonesa”. Todo normal si no fuera porque la calle de los Hermanos Ceinos todavía no existe. En este caso nunca se decidió qué vía concreta iba a llevar ese nombre.

Nueve años hace que murió el sindicalista Luis Redondo, medalla de plata de Gijón en el año 2009. Nada más fallecer, el 23 de octubre de 2013, se aprobó dar su nombre a una calle o parque de la ciudad. Hasta ahora.

Uno de los más reconocidos expertos en la vida y la obra de Rosario de Acuña, Macrino Fernández Riera, recordó en varios escritos que el paseo de Rosario de Acuña, el tramo viario entre el Sanatorio Marítimo y la carretera de la Providencia, cerca ya de la casa de la insigne escritora, es “un paseo clandestino”. Y es que no hay en toda su considerable longitud ninguna de las clásicas placas callejeras rojiblancas. Otra cosa: desde hace catorce meses el paseo de la playa de Poniente se llama oficialmente paseo de Vicente Álvarez Areces. Pero el nombre del que fuera alcalde no consta todavía en ninguna señalización, dependa eso de quien dependa.

Estaría bien que en todos esos casos, además de las clásicas placas callejeras, se colocase un breve texto exponiendo los méritos de todas esas personas. Una calle no es nada hasta que no tenga un nombre que la diferencie de la de al lado. Una calle no es nada hasta que deje de ser un simple camino de paso para convertirse en un lugar de la memoria.

Compartir el artículo

stats