Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Miguel Piñera

Otra historia local

Luis Miguel Piñera

Historiador

El fumeru y las figares

En el mismo centro urbano de Gijón (donde hoy vemos calles) hace muchos años hubo terrenos con casitas pequeñas, huertas con árboles y hórreos. Por ejemplo la finca El Fumeru se empezó a urbanizar a partir de 1887 con la construcción de las casas de Alberto García que situamos, en el Gijón actual, en los primeros números de la calle del 17 de Agosto. La finca de El Fumeru (nombre que lleva la asociación de vecinos de El Llano) estaba limitada, aproximadamente, por el cuadrilátero de la avenida de La Costa y las calles 17 de Agosto, Francisco de Paula Jovellanos y Caveda. El dueño de la finca era Anselmo Cienfuegos.

Dentro de lo que fue El Fumeru queda en la actualidad la calle de Domingo García de la Fuente, y con Domingo García de la Fuente tiene que ver la otra finca del título: Las Figares. Fue Domingo el sirviente de Gaspar Melchor de Jovellanos, algo más que ayudante, un amigo, como “agregado a mi familia” lo definió alguna vez Jovellanos. En el testamento del ilustrado para él fue la finca propiedad de Jovellanos de nombre Las Figares, “con su casa, hórreo, huertas y prados, por su fidelidad y buenos servicios que me ha prestado por espacio de tantos años”. La finca había sido de sor Josefa de Jovellanos que a su muerte la dejó a sus hermanos Francisco de Paula y Gaspar Melchor. Francisco de Paula murió trece años antes que Gaspar Melchor de Jovellanos.

Digamos que efectivamente Domingo García de la Fuente (Coaña, 1752- Gijón, 1823), el criado de Jovellanos, heredó Las Figares y que a su muerte la hermana de Domingo la vendió a Ramón Pelayo. Esta finca de Las Figares estaba cerrada con un muro de cal y canto y comprendía todo el terreno que hoy limita parte de la plaza del Carmen, Álvarez Garaya, Langreo y Libertad. No era precisamente pequeña Les Figares, pero sí bastante más pequeña que El Fumeru. Agustín Guzmán Sancho documenta muy exhaustivamente la historia de la finca Las Figares en su libro “La última travesía de Jovellanos” (2018).

Compartir el artículo

stats