Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Mucho con poco

Parece que fue ayer cuando el Ayuntamiento empezó a emitir las primeras tarjetas ciudadanas, que no tardaron en abrirse un hueco en las carteras de miles de gijoneses por su sencillo uso y por las enormes facilidades para realizar casi todo tipo de gestiones. Pero la realidad es que aquel invento en los albores de la etapa de Paz Fernández Felgueroso cumple ahora dos décadas en estado de gracia. Lejos de ir a menos, ese trozo de cartón plastificado se ha convertido en un elemento identitario más en una ciudad propensa al sano localismo. Y es además un símbolo de la proximidad entre el administrador y el administrado que, como tal, genera sensación de complicidad y confianza. La muestra de que, en la gestión municipal, con poco se puede hacer mucho.

Compartir el artículo

stats