Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Menos es más

Toca felicitar a los munícipes gijoneses por la consagración definitiva del nuevo modelo para el reparto de honores y distinciones de la villa, aprobado en 2020 pero que no pudo lucir en su plenitud hasta la ceremonia de ayer en el Jovellanos debido a que el año pasado hubo que condensar en un mismo acto la entrega de condecoraciones de dos festividades de San Pedro por la pandemia. El acierto tiene que ver con el modo de elección, que exige unanimidad, evitando pasear en vano el nombre de personas e instituciones, y que limita los reconocimientos a una medalla de oro y tres de plata (al margen de posibles hijos adoptivos y predilectos), acabando al fin con aquellas marabuntas de ensalzados propiciadas por el multipartidismo. Como resultado de esta simplificación, la ceremonia es mucho más dinámica. E igual de emotiva.

Compartir el artículo

stats