Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Miguel Piñera

Luis Miguel Piñera

Historiador

El conde de Romanones visto por Pepín Morán

La obra caricaturesca del artista gijonés dedicada al conocido aristócrata que acaba de ser donada a la ciudad como parte de una colección

El pasado abril, el patrimonio artístico local se vio incrementado con una donación de la familia de Rosendo Menéndez Fano, propietario de Almacenes Coloniales. La colección artística fue conservada por su hijo Rafael Menéndez Menéndez. En el Museo Piñole ya se puede ver parte de esa donación, incluido un cuadro de Nicanor Piñole donde al artista retrató a la familia Menéndez. Además hay algunos dibujos de Piñole, cuatro piezas de Ventura Álvarez Sala y un cuadro de Dioniso Fierros.

El conde de Romanones visto por Pepín Morán

También incluye la donación una escultura de título "Malos hábitos" del escultor y decorador gijonés José Menéndez–Morán Díaz, conocido como Pepín Morán. "Malos hábitos" no está expuesta en el Museo Piñole, se conserva en el Museo Casa Natal de Jovellanos. En Pepín Morán (Gijón, 1887-1952) y en "Malos hábitos" nos detenemos.

El conde de Romanones visto por Pepín Morán

Pepín Morán estudió en el Instituto de Jovellanos y luego en la Escuela de Artes y Oficios de Gijón. Su primera exposición, con dos bustos, fue en el año 1915 en el Club de Regatas. En 1917, expuso en el Salón de Humoristas en Madrid dos estatuas caricaturescas: una sobre Ramón del Valle Inclán y otra sobre el conde de Romanones. Precisamente esta última obra es la que ahora, 105 años más tarde, es de todos los gijoneses.

El conde de Romanones visto por Pepín Morán

En el mes mayo de 1918, la escultura caricaturesca de Romanones fue subastada en Madrid y por 105 pesetas la adquirió Luis Antón del Olmet, abogado, escritor y político. Este primer dueño de "Malos hábitos" fue asesinado el 2 de marzo de 1923 por su colega, el escritor Alfonso Vidal y Planas en el interior del teatro Eslava de Madrid.

El conde de Romanones visto por Pepín Morán

"Malos hábitos" es la única escultura que se conserva del Pepín Morán anterior a la Guerra Civil. Representa al conde de Romanones (Madrid, 1863-1950) vestido de fraile. El conde, Álvaro Figueroa Torres, fue alcalde de Madrid (1894-1895), presidente del Consejo de Ministros (1912-1913), presidente del Senado (1923), diputado en las Cortes republicanas (1931-1936) y procurador franquista entre 1943 y 1946.

La huella de Pepín Morán en su ciudad natal es grande. Por ejemplo, el aspecto interior del Café Dindurra tiene la firma de Morán, que era amigo del arquitecto Manuel del Busto Delgado autor en 1931 de una reforma del Café. Su mano está en el techo de escayola y en las columnas. De Pepín Morán es la escultura del urólogo Arturo Toral que vemos en los jardines del Sanatorio Covadonga en El Coto; suya es la imagen de la Virgen en la fachada de la iglesia de La Asunción, y también son de su autoría dos grande ángeles en la iglesia del colegio de la Inmaculada.

Más cosas. Estamos en el edifico de la calle del Marqués de San Esteban número 23, obra de los arquitectos Manuel y Juan Manuel del Busto en 1940. De Pepín Morán son dos obras que vemos en la fachada: una alegoría sobre el paso del tiempo y un medallón con la imagen de Juan Manuel del Busto bajo la ventana del primer piso. Justo enfrente, en la calle del Marqués de San Esteban, 14 (otra obra de Manuel y Juan Manuel del Busto) vemos en su parte alta dos impresionantes animales alados obra de Morán.

En lo alto de la cuesta de Begoña, calle de Fernández Vallín 1 y 3, de los Busto también, Pepín Morán nos dejó en lo alto varios animales fantásticos. Cara a la cuesta y al paseo de Begoña se ven impresionantes aunque los miremos desde la distancia, desde la calle.

Más cercano, más tangible, más pequeño, es el conde de Romanones vestido de fraile. La obra de Pepín Morán, de escayola policromada (41,3 x 12 x 15,8 cm) lleva por título. "Malos hábitos". Con doble sentido intuimos.

Compartir el artículo

stats