Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Los ojos de la noria

Las norias forman parte del ecosistema permanente de muchas ciudades como ojos gigantes desde los que se puede contemplar la inmensidad. Famosas son las de Londres, Singapur y Viena, capaces de atraer a cientos de visitantes cada día en busca de fotografías de tejados y de la efímera sensación de sentirse mayúsculo frente al resto. En Gijón, desde hace años, este artilugio es perecedero: dura lo que dura la Semana Negra. Y su silueta, luminosa durante la noche, es una invitación a la desconexión. De alguna forma, las constantes vueltas que da, como metáfora de la vida, marcan el ritmo del mes de julio, como anuncio de que el verano coge velocidad camino de la Semana Grande, cuando el cielo estalla en mil colores para regresar, de golpe, a la cotidianidad.

Compartir el artículo

stats