Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Gozo al pozo

El frenazo, probablemente definitivo, que Amazon acaba de dar a su gran centro logístico en Lloreda, como parte de una política de contención en toda España, acaba con uno de los proyectos más ilusionantes para Gijón en lo que va de mandato, tanto por los 400 empleos que iba a crear como por estar apadrinado por una multinacional intrínsecamente ligada a la era digital. Pero no sólo eso. La construcción de esta gran nave iba a suponer el resurgir de un polígono industrial a medio hacer, que en los últimos años ha rebajado sus previsiones de crecimiento debido a los golpes propinados por las sucesivas crisis. Y, dado que las fincas donde estaba previsto levantarla están situadas junto a unos de los enlaces a la Zalia, también mina un poco más las esperanzas puestas en la gran zona logística.

Compartir el artículo

stats