Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jaime Torner

"Uno para todos y todos para uno"

Un análisis sobre la OTAN

"Uno para todos y todos para uno". De este modo, Jens Stoltenberg (secretario general de la OTAN) define el principio de defensa mutua de esa organización que, recientemente, ha celebrado la decisiva Cumbre de Madrid, en tiempos de preocupante tensión política por la invasión rusa de Ucrania.

Planteado el tema, desearía efectuar un recordatorio histórico:

En primer lugar, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN–NATO, en inglés) se fundó en Abril de 1949 como entidad defensiva que afrontara la amenaza de la Unión Soviética (URSS); especialmente cuando la URSS creó el "Pacto de Varsovia" (mayo de 1955) con los países comunistas satélites, iniciando una "Guerra Fría" entre ambos bloques prolongada durante 40 años.

En segundo lugar, doce fueron los países fundadores de la OTAN, liderados por EE UU mientras otros ocho constituyeron el Pacto de Varsovia controlados por la Unión Soviética. Consiguientemente, ambos bloques ofrecían un potencial militar equilibrado, condición indispensable para una mutua disuasión.

En tercer lugar, al desaparecer la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia (1991), Europa disfrutó años de relativa tranquilidad por la apertura del régimen de Moscú a Occidente. No obstante, con Putin en el Kremlin, Rusia pretende recuperar las fronteras de la Unión Soviética. Así, en 2014, se empezó ocupando Crimea, península de Ucrania ruso–parlante que alberga la base naval rusa de Sebastopol y, además, se efectuaron incursiones aéreas en los Países Bálticos que precisaron 100 misiones de interceptación de la OTAN para defender su espacio aéreo.

Dicho lo previo, la OTAN se financia con cuotas que deberían alcanzar el 2% del PIB de los países miembros aunque hay un notorio desequilibrio de aportaciones: mientras el Reino Unido propone llegar al 2,5%, existen otros 20 países que aún no alcanzan el 2%; o, como España, se comprometen aportarlo a largo plazo.

Consiguientemente, pregunto: Si los países de la OTAN efectúan dispares aportaciones al fondo común de la organización: ¿podrán exigir plena protección?

En este sentido, España también se beneficiará del paraguas OTAN para garantizar la protección de Ceuta y Melilla, aunque el sector de Podemos-IU del Gobierno rechace aumentar su presupuesto en Defensa. Por este motivo, la OTAN evaluará en el 2023 si España cumple el compromiso adquirido.

Finalmente, la invasión rusa de Ucrania ha fortalecido la Alianza fomentando la futura incorporación de países tradicionalmente "no alineados" (Suecia, Finlandia). Ante este evidente error de cálculo, Putin ha buscado apoyos estratégicos complementarios en la reciente cumbre de países del Mar Caspio.

En definitiva, se auguran posibles nuevos tiempos de confrontación entre Occidente y Rusia con la incógnita del posicionamiento de China, país pendiente del desenlace ruso en Ucrania para poder satisfacer su irrenunciable aspiración de recuperar Taiwan.

Compartir el artículo

stats