Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Mucho más que paradas

La anunciada transformación de El Humedal va mucho más allá de alumbrar un intercambiador de autobuses urbanos e interurbanos en unas cuantas calles céntricas, es decir, colocar una sucesión de marquesinas. Se trata de una operación urbanística de calado, no tanto por la inversión, que apenas superará los dos millones de euros, como por el cambio en el paisaje que traerá la previsible construcción de una gran rotonda en el corazón de la ciudad. La ya famosa glorieta se llevará por delante el diseño ideado en los tiempos acelerados del arecismo, que no estuvo exento de polémica y que reemplazó a aquellos arcos semiabandonados de la entonces llamada plaza de los Mártires. Debe andarse con ojo el gobierno local a la hora de pactar con el Principado el resultado final de la reforma. No es un lugar cualquiera.

Compartir el artículo

stats