Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós a un magnífico compañero

Despedida a Manuel Cima, maestro de veterinarios en Asturias

El pasado día 24 de julio falleció en Gijón Manuel Cima García. Veterinario del Cuerpo Nacional, profesional destacado con una brillante trayectoria profesional en Asturias que trascendió a toda España. Entre las muchas actividades que desarrolló en su vida profesional, destaca su papel en el desarrollo de los esquemas de selección ganadera y en la promoción y defensa de nuestras razas autóctonas.

Estos trabajos los desarrolló principalmente como director de la Estación Pecuaria Regional de Somió (CENSYRA), desde la que puso en marcha y participó activamente en el desarrollo del libro genealógico de las razas Asturiana de los Valles y de la Montaña. Desde ese mismo Centro de la Administración del Estado y posteriormente de la Administración autonómica, puso en marcha y desarrolló las pruebas de testaje y de descendencia de las razas, lo que significó un avance de la mayor trascendencia en la mejora de las características y del rendimiento de las razas asturianas y por tanto de los resultados de las explotaciones de los ganaderos asturianos.

También debemos a su laboriosidad y a sus conocimientos la implantación de la inseminación artificial ganadera en todo el territorio de Asturias, en unas décadas se pasó a utilizar esta técnica en la mayor parte de las ganaderías asturianas propiciando con ello la mejora del censo de vacuno lechero y obteniendo producciones homologables con las explotaciones de cualquier parte del mundo.

En su haber también se encuentran sus trabajos en el desarrollo de las técnicas de trasplante de embriones hoy ampliamente utilizadas en las explotaciones ganaderas.

Durante esos años el cambio de la ganadería en Asturias fue impresionante, a ello contribuyó de manera muy especial la posibilidad de incorporar tecnología a las explotaciones ganaderas y entre estas tecnologías tuvieron una importante repercusión los trabajos desarrollados en la Estación Pecuaria de Somió de la que fue director Manuel Cima García.

Su trabajo no se limitó al Centro de Somió, fue jefe de los servicios ganaderos de la Consejería de Agricultura del Principado de Asturias donde continuó su labor para mejorar la ganadería asturiana. Destacó su trabajo de coordinación con las asociaciones de ganaderos para avanzar en líneas de trabajo que todavía permanecen, ampliando el papel de las asociaciones de ganaderos en los programas de selección y mejora.

Manuel Cima ha sido un referente para toda la profesión veterinaria de Asturias, dedicó su vida a su trabajo profesional orientado a mejorar el sector ganadero asturiano, sin olvidar su colaboración con la ganadería de toda España por su reconocida capacidad de experto en asuntos de selección y mejora ganadera.

Magnífico profesional, compañero inmejorable, dotado de un gran talante para buscar el consenso, estudioso e innovador, generoso en todos los aspectos y amigo de sus amigos. Personalmente tuve la suerte de recibir sus consejos y enseñanzas que siempre agradecí, pero sobretodo agradezco el haberme encontrado entre sus amigos.

Hoy día triste para tu familia, amigos y compañeros de trabajo, a los que mando un afectuoso saludo, pero muy orgulloso de haber trabajado a tu lado y de haber disfrutado con tu amistad y tu compañerismo. Me despido de ti, querido amigo y compañero, deseando que descanses en paz.

Compartir el artículo

stats