Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Ortea

Varadero de Fomento

Alejandro Ortea

Atropello ignominioso

Pretenden convertir El Humedal en una estación de bus

Se conoce que los técnicos del Ministerio de Transportes son especialistas en escamotear dinero de los presupuestos destinados a las obras. Los ministros visitan las regiones y ciudades y adquieren compromisos. Luego, llega la estructura burocrática y se las arreglan para abaratar el coste de aquellos compromisos. Los ciudadanos o su bienestar importa poco a esos técnicos repartidos por los despachos ministeriales. Pero vayamos al hecho que últimamente ha colocado a nuestra villa marinera en el disparadero. La actual ministra llegó un día y puso plazos, bien que laxos, al plan de vías para satisfacción de mandamases locales y provinciales. Al poco, se aprobó el estudio de impacto ambiental y pareció que la cosa avanzaba: decidido el emplazamiento a la altura de Moreda, importaba que se pusiera fecha a la licitación del proyecto, cosa que ha de hacer la sociedad Gijón al Norte (50% ministerio, 25% ayuntamiento y 25% Principado). Entre las infraestructuras a levantar, la estación de autobuses, que para eso se les llena la boca a todos mentando la intermodalidad.

Ya sabemos que Gijón no tiene estación de buses, inusitado caso en España en ciudades y poblaciones de mucho menor tamaño. La estación de autobuses, si a lo existente se le puede llamar estación, es de propiedad de la compañía Alsa.

Para solucionar el problema, llegan papeles con planos y esquemas con lo que llaman intercambiador. Ello significa, ni más ni menos, que convertir al Humedal y aledaños en una enorme parada de autobuses urbanos e interurbanos. Eso es una barbaridad claro, es mofarse de los gijoneses en su propia cara; pero ni en el Gobierno del Principado ni en el Consistorio local han osado levantar la voz. A ellos no les va a costar gran cosa, total un poco de verde, una obra de arte y una fuente poca cosa son. Los ruidos e incomodidades de los vecinos tampoco parecen contar. ¿Para esto sirve eso que nos colocan de que es una gran ventaja que las tres administraciones concernidas sean del mismo signo político? Menudo timo social.

Como los agraviados somos los de este pueblo, será su ayuntamiento el que levante la voz y se niegue taxativamente al repelente atropello. Es el PSOE, al frente de las demás fuerzas políticas quien debe decir rotundamente "no" al Ministerio y conminar al Principado para que se sume a la postura local. Sería una vergüenza que fuera algún grupo de la oposición quien tuviera que tirar del carro y los vecinos salir a la calle a reclamar contra la barbaridad. Mira, una tarea para la dirección política socialista local: tener unas palabras con la dama de Carbayonia y resto de Corporación para detener cuanto antes el escarnio.

Compartir el artículo

stats