Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Miguel Piñera

Otra historia local

Luis Miguel Piñera

Historiador

Santiago Matamoros

La icónica imagen del apóstol Santiago, montado en un caballo blanco y cortando cabezas de infieles musulmanes, está en la catedral de Santiago de Compostela y en muchas iglesias españolas. En Gijón también. Vemos la imagen en lo más alto del retablo de la iglesia de Contrueces. Nos referimos a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Contrueces, construida hacia 1669 por el cantero o maestro de obras Gonzalo de Güemes y Bracamonte. Fue la única de Gijón que no sufrió daños durante la guerra civil y allí es donde se venera a la antigua patrona de la ciudad antes de que ese patronazgo pasase de la virgen de Contrueces a la virgen de Begoña.

La iglesia tiene además un cristo crucificado, una imagen de San Francisco de Asís y otra de Santa Apolonia patrona de los dentistas a quien vemos con unas tenazas en la mano. También, a ambos lados de la virgen de Contrueces, una imagen de San Joaquín, padre de la Virgen, y otra de San Fernando. San Fernando está representado con una curiosa perilla, con una esfera en la mano izquierda y una espada en la derecha. Recordemos que fueron famosas las ferias de San Fernando en derredor de la iglesia de Contrueces, a final de mayo.

Pero en la parte más alta un impresionante Santiago Matamoros. A lomos de su caballo blanco, y obra de Luis Fernández de la Vega artista nacido en Llantones en 1601. Es el mismo Santiago el Mayor, hermano de Juan, que es patrono de España y cuyo sepulcro se sitúa en Santiago de Compostela. En Contrueces lo vemos belicoso en una representación que recuerda su legendaria participación, física, arma en mano, en la batalla de Clavijo (La Rioja) contra los musulmanes durante la Reconquista. En algunas iglesias la imagen de Santiago Matamoros se dulcificó en los últimos años, sobre todo tras los atentados del 11 de marzo de 2004 en la estación madrileña de Atocha. Por ejemplo, poniendo flores que hacen que Santiago levante la espada ante nadie.

Compartir el artículo

stats